Toño Rosario, exponente del merengue llegará al carnaval capitalino con su éxito “Dale vieja, dale”

94
Toño Rosario

Tegucigalpa, Honduras. La capital de Honduras estará de fiesta este 22 de septiembre con la presencia del exponente del merengue Toño Rosario, escritor e intérprete de la famosa canción “Dale, vieja dale” en el marco de la celebración del 440 cumpleaños de Tegucigalpa.

El masivo carnaval se realizará como todos los años alrededor del bulevar Suyapa, evento que espera recibir tanto a la población en general como a turistas.

Cabe recordar, que esta sería la segunda vez en el año que el cantante pisa territorio hondureño. En efecto, el pasado 24 de agosto Rosario estuvo interpretando sus éxitos en un concierto montado en la ciudad de Comayagua.

“Resistiré”, “Discúlpame”, “Me olvidé de vivir” y “Kulikitika” son algunos de los temas con los que el dominicano Toño Rosario canta para que los amantes del merengue recuerden sus mejores tiempos.

Any Zacapa, titular de Turismo, “la expectativa para este año es que lleguen unos 540 mil ciudadanos, superando los números de años anteriores”.

Este año se han programado 14 horas de diversión que comenzarán desde las 11:00 am hasta las 2:00 am.

Al menos, 40 grupos están convocados para animar el carnaval, entre ellos, conjunto musicales, comparsas, bandas de guerra, palillonas, pomponeras, carros clásicos, motociclistas, entre otros.

Le puede interesar: Toño Rosario comparte el video de banda hondureña que interpreta su canción 

Dato

Oficialmente se acepta el año 1578 como la fecha en que nace Real Minas de San Miguel de Tegucigalpa. Después, en 1880, se convierte en la capital de Honduras, durante la presidencia de Marco Aurelio Soto.

En la actualidad, las ciudades de Tegucigalpa y Comayagüela conforman el municipio del Distrito Central, el cual, según la Constitución de la República, es la capital y sede del Gobierno de la República.

Las ciudades “gemelas” son ricas en historia, cultura, tradición y folklor, debido a que cientos de ilustres hondureños residieron. Y, dejaron una huella imborrable en distintos barrios y zonas aledañas.