Tolupán fue secuestrado antes de que le quitaran la vida

0
1483
Asesinan a activista tolupán en Morazán, Yoro.

SAN PEDRO SULA.(Actualizado)  La tarde del sábado fue asesinado el indígena tolupán Rufino Alexis Bulnes Mejía, de  27 años de edad, en la comunidad de Aguadero, en  Morazán, Yoro, norte de Honduras, reportó el Movimiento Amplio Dignidad Justicia y confirmaron familiares del víctimado.

Según  familiares del  indígena tolupán, el día sábado 4 de junio éste fue secuestrado por hombres desconocidos en el municipio de Morazán, en donde él andaba haciendo unos trámites en la Municipalidad. Ese mismo día fue asesinado y tirado en un camino de la comunidad de Aguadero.

Rufino Bulnes no tenía ningún cargo oficial, pero sí formaba parte de la vigilancia comunitaria, afirmaron los familiares.

Según reporta el Movimiento Amplio Dignidad Justicia, Rufino Bulnes murió tras recibir varios impactos de bala. Su cuerpo sin vida se encontró el sábado pasado y fue trasladado a la morgue de San Pedro Sula. Se anunció que sería enterrado hoy lunes.

Esta etnia  han estado en constante amenaza por parte del INA (Instituto Nacional Agrario), organización que, según el Movimiento Amplio Dignidad Justicia, ha realizado diversas “maniobras” para hacerse de dichas tierras.

Luis Mejía, presidente de la tribu “La Candelaria”, solicitó a las autoridades que “se investigue el caso y se aclarezca el crimen para que no quede en la impunidad”.

Mejía ha confirmado que hay de 300 a 400 manzanas en conflicto actualmente. Además del INA, se presume que hay al menos una empresa  involucrada en el conflicto.

“Sin dudas, ellos son los responsables”, dijo a una radio.

Noticia vinculada: Muerte de Berta, de los conflictos más importantes del planeta

Este lamentable suceso se añade a los asesinatos en contra de indígenas y activistas que se manifiestan de alguna manera u otra en contra de empresas privadas u otro tipo de organizaciones que buscan lucrarse mediante la explotación de los preciados recursos naturales que la tierra y los ríos de sus comunidades tienen para ofrecer y de las cuales, de hecho, subsisten.

Tolupán advierte

En marzo ocurrió el asesinato de la dirigente indígena Berta Cáceres en su casa ubicada en La Esperanza, Intibucá. El crimen se dio una semana después de que Cáceres denunciara en una rueda de prensa el asesinato de varios dirigentes de la comunidad indígena y varias amenazas en su contra.

A raíz de este asesinato, varios grupos de indígenas y garífunas realizaron una marcha multitudinaria en Tegucigalpa, reclamando justicia por más de 100 crímenes realizados en contra de dirigentes indígenas en los últimos quince años.

En esa ocasión, el presidente del grupo tolupán del departamento de Yoro, declaró: “en nuestro pueblo Tolupán hemos perdido muchos líderes como Vicente Matute, Santos González y la familia de Subirana”. También lamentó que “los indígenas no sólo están perdiendo recursos naturales sino que también vidas”.

El cuerpo de quien en vida fuera Rufino Alexis Bulnes Mejía será sepultado en su comunidad.

“Nosotros vamos a estar siempre en la lucha. No nos echamos para atrás. Estamos dispuestos a lo que sea”, sentenció Luis Mejía, cuando le preguntaron qué haría la tribu “La Candelaria” después del asesinato.