TEGUCIGALPA, HONDURAS. Con alerta de desalojo se despertó este día el “Campamento por la Vida” instalado hace 59 días en las afueras de la empresa Inversiones Pinares. Esta minera está ubicada en la comunidad del Guapinol, Tocoa, Colon.

La orden de desalojo librada contra los pobladores de comunidades que se encentran en el campamento Guapinol, se ejecutará  mañana.

Estos pobladores han estado de manera pacífica en defensa de los ríos Guapinol y río San Pedro y las fuentes de agua para consumo humano.

Los vecinos sostienen que la minera está contaminando esos importantes afluentes de agua.

No obstante, la noche del miércoles se alertó que serán desalojados.

La minera es propiedad del  empresario Lenir Pérez, quien es propietario de la reconocida empresa Alutech.

 “Está en marcha un plan para desalojar y violar el derecho de las ciudadanas y ciudadanos del municipio de Tocoa, Colón, sin dar una respuesta a la demanda legítima. Por lo que desde el 1 de agosto se instaló el Campamento sin ser atendidos de manera responsable ante la problemática”, reza el comunicado.

Nota relacionada: caso minera de Lenir: pobladores de Guapinol resisten a la lucha

Integrantes del campamento se mantienen firmes

Pese a las amenazas de ser desalojados, los pobladores aseguran que no van a abandonar el “Campamento por la Vida” hasta que sus exigencias sean escuchadas.

Entre sus consignas los afectados denuncian que las instituciones del Estado se prestan para conspirar con las empresas mineras, aunque estas destruyan ambientalmente los municipios. De esta forma ponen en riesgo el bienestar y los derechos de las comunidades.

Asimismo, sostienen que se han cometido delitos ambientales y actos de manipulación. También supuestos actos de corrupción en los procesos para otorgar las concesiones, según información detallada en el documento.

Lo anterior debido a que esas concesiones se solicitaron en 2008 y posteriormente fueron incautadas. Ahora supuestamente continúan con otros dueños sin tomar en cuenta las comunidades.

“Exigimos la cancelación de las concesiones y licencias ambientales. Estas ponen en riesgo el derecho fundamental al agua y la vida. Además, esas explotaciones están en una zona núcleo del parque Nacional Montaña Carlos Escaleras Mejía antes Montaña de Botaderos”.

Estas son algunas de las denuncias que los afectados han sostenido desde el día que se instaló el “Campamento por la Vida”. Dicho campamento tiene como finalidad presionar a las autoridades locales para que escuchen sus exigencias y respeten sus derechos.

Derecho al agua y rescate al medioambiente piden manifestantes

El agua es un derecho fundamental para la vida. Pero los pobladores de 10 comunidades afectadas por las operaciones de la minera manifiestan que el agua que reciben en sus hogares está contaminada.

El color chocolate del vital líquido hace imposible su consumo. El cambio de coloración en el agua se debe a que esta contiene sedimento. Pues las tres fuentes de agua que abastecen estas comunidades son contaminadas por esa minera.