“Tito” anuncia la construcción de dos represas en la capital

462
represas
Se pretende suministrar alrededor de 30 millones de metros cúbicos por año.

Tegucigalpa, Honduras. El edil de la Alcaldía Municipal del Distrito Central (AMDC), Nasry Asfura, anunció la construcción de dos represas y el mejoramiento de las ya existentes para abastecer de agua a la capital de Honduras.

El alcalde capitalino manifestó que esperan que en un período de 24 a 36 meses se pueda proporcionar alrededor de 30 millones de metros cúbicos de agua por año. Asimismo, “Tito”,  expresó que se trabajará en el mejoramiento de las represas los Laureles y El Picacho. Por lo que informó que tienen planeado realizar trabajos en la parte de La Tigra.

“Estos tres años que nos falta, estamos concentrados e irnos de la alcaldía trabajando y construyendo proyectos de agua potable para la ciudad”, expresó Asfura.

En ese sentido, informó que en los próximos meses anunciarán las licitaciones públicas nacionales e internacionales para la construcción de dos represas.

Le puede interesar: Rivera Callejas propone consulta popular para reglamentar reelección

Otros proyectos

El alcalde capitalino anunció que las obras de infraestructura continuaran en los barrios y colonias de Tegucigalpa y Comayagüela. Asimismo, en barrios y caseríos aledaños al Distrito Central.

Por otra parte, manifestó su compromiso para manejar de la mejor manera los impuestos que pagan capitalinos.

“Hoy tenemos un reto; que todos en nuestra corporación municipal,  y desde los más humildes que barren las calles, somos un solo equipo para sacar adelante a la ciudad. Mediante el esfuerzo de la gente con el pago de los impuestos”, expresó Asfura.

Aspiraciones políticas

Con respecto a la interrogante de las aspiraciones políticas por ser candidato presidencial del Partido Nacional (PN), Asfura manifestó que en estos momentos está concentrado en sus labores en la AMDC.

Aseguró que la gente no quiere saber de política; sino en saber la forma de ayudar a resolver sus problemas y mejorar sus vidas