TGU: Siete familias que perdieron todo tras Eta e Iota, claman ayuda al gobierno

288
siete familias lo perdieron todo
Desde hace dos meses, esas familias residen de manera temporal en un albergue que habilitó la AMDC y de Copeco, en la escuela Canaán.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Las siete familias que perdieron todo luego que una falla geológica las obligara a abandonar sus casas, ubicadas en la colonia el Reparto por Arriba en Comayagüela, claman ayuda al gobierno debido a que recibirán el año nuevo con llanto y sin hogar.

La falla geológica estaba debajo de sus viviendas y tras el paso de las tormentas tropicales Eta e Iota, las autoridades de la Alcaldía Municipal del Distrito Central (AMDC) y de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), decretaron la zona como no habitable.

siete familias lo perdieron todo

Además, las constantes amenazas de derrumbe, hicieron que las autoridades desalojaran a las siete familias que allí residían.

Por tanto, desde hace dos meses, esas familias están de manera temporal en un albergue que habilitó la AMDC y de Copeco, en la escuela Canaán. Ahí residen desde noviembre pasado mientras buscan otro lugar para vivir.

siete familias lo perdieron todo
Escuela Canaán.

Por lo anterior, estos capitalinos, cada noche en los frío salones de clases, se ahogan en su llanto y tristeza.

Para no contagiar a sus hijos con su angustia, estos hondureños que son de escasos recursos económicos, guardan la esperanza que la Primera Dama, Ana García de Hernández, o el presidente, Juan Orlando Hernández, les colaboren para construir nuevamente una casa, a través del Programa Vida Mejor.

Sin embargo, estas familias les tocó pasar una dolorosa Navidad sin rumbo, al no saber en qué momento les llegarán a decir que tienen que buscar otro lado dónde vivir. Además, todo apunta que recibirán el Año Nuevo 2021 en este mismo lugar.

Lea también: Aldea La Metálica: en la calle y entre serpientes, habitantes anhelan comida para año nuevo

«Quedar en la calle es una situación difícil»

Jeniffer Ochoa Maradiaga, madre de familia, manifestó a través de medios locales, que haber quedado “en la calle” es una situación difícil. Ella cumplirá dos meses de vivir en el albergue con su familia el próximo 9 de enero.

siete familias lo perdieron todo

“Ya solo quedamos siete familias que fuimos las que perdimos todo y no tenemos a dónde regresar. Nuestro terreno quedó inservible, llegó Copeco y el Codem (Comité de Emergencia Municipal), y dijeron que ya no es habitable. No podemos regresar a las casas”, lamentó la afectada.

Asimismo, con lágrimas en sus ojos, Ochoa Maradiaga lamentó estar en ese albergue, porque no tienen para dónde ir.

De igual forma, la fémina contó que dentro de las siete familias hay unos 13 niños, de los cuales, hay dos niñas lactantes, otras cuatro niñas y tres niños entre los 5 a 10 años. También indicó que hay al menos tres adolescentes y una “abuelita”, a quien cuidan mucho para que no vaya a contraer la COVID-19.

La madre de familia relató que prácticamente están en el abandono, porque ni las autoridades de gobierno, les resuelven nada.

«Estamos a la intemperie, porque no vemos la luz en ningún lado. No sabemos para dónde vamos a agarrar con nuestros niños, le pedimos ayuda al gobierno”, expresó la entrevistada.

Sin embargo, reconoció que personal de Copeco llega a verlos, así como personas de buen corazón que les regalan comida preparada.

Ante la situación que atraviesan estas siete familias damnificadas, las personas que deseen llevarles ayuda, pueden hacerlo visitando la escuela Canaán o comunicándose con la señora Jeniffer Ochoa, al celular 9798-6441.


🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn