TEGUCIGALPA, HONDURAS. Esta mañana se informó sobre la muerte del transportista de carga pesada Julio Montoya, que según sus allegados, sería por problemas renales y la falta del tratamiento de diálisis.

De forma preliminar se había anunciado que falleció a causa de COVID-19, pero familiares y compañeros que lo conocían lo descartaron e informaron sobre sus padecimientos.

El transportista Emilio Arita, denunció que ellos cumplen con todas las medidas pero el Gobierno de Guatemala no permitía que pasaran, por eso tenía cinco meses de estar en el país centroamericano varados en la frontera de la ciudad de Hidalgo.

«Este colega murió, pero murió en Honduras, no murió de COVID-19, murió de pura depresión y estrés, porque estuvo cinco meses aquí y un compañero se lo llevó para Honduras», comunicó el colega del transportista.

Además, relató: «(Montoya) Dejó su carga botada. En este momento estaos ente la frontera de Guatemala y México. Él venía de los Estados Unidos con nosotros. Viene con carga y el Gobierno de Guatemala no dejaba pasar, él tenía cinco meses acá».

Lea también: Más de 30 años de servicio: el COVID-19 le arrebata la vida a bombero en SPS

Transportista tenía depresión y estrés

El canciller estuvo gestionando para resolver la situación pero el Gobierno de Guatemala no resolvió el permiso de salida por la frontera, explicó Arita.

«Un amigo lo traslado, mientras él dejó su carga aquí, pero desgraciadamente el amigo se nos fue a morir. Paramos un carro turismo para que lo llevara a Honduras. Él murió porque padecí a de infecciones renales», aseguró.

Lo más triste del fallecimiento de Montoya es que no solo estaba afectado por sus problemas renales, sino también porque estaba sumido en una profunda depresión y estrés, tal como lo reiteró su compañero de trabajo.


🔹 Suscríbete gratis a más información sobre el #COVID-19 en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: bit.ly/whatsapptiempo