SAN PEDRO SULA, HONDURAS. Tres hombres vinculados supuestamente a pandillas, fueron detenidos en las últimas horas en la Colonia Felipe Zelaya, sector Rivera Hernández.

Ellos responden a los nombres de Willians Enrique Madrid Cantillano, alías «La Chili», de 19 años de edad, sin oficio, originario de Villanueva , Cortés y residente en Colonia Sinaí, Rivera Hernández.

También, Christian Nahún Fuentes, alias «Catete», de 18 años de edad, originario de San Pedro Sula, Cortés y residente en la colonia Felipe Zelaya, San Pedro Sula, Cortés, sin oficio. Así como un tercero, de 15 años de edad, sin oficio, alías «Chele», originario de Yoro, Yoro y residente en la Colonia Sinaí, Rivera Hernández, San Pedro Sula, Cortés, sin oficio.

Los detenidos en mención son presuntos miembros activos de la banda criminal «Tercereños» y se dedicaban a cometer el delito de extorsión en el sector entes referido. Se supo que al momento de aprehenderlos, les decomisaron 500 lempiras producto del cobro de extorsión.

APRESADOS LOS SUPEUSTOS TERCEREÑOS EN LA RIVERA HERNÁNDEZ

Las acciones las ejecutaron tras un trabajo de vigilancia y seguimiento, la Fuerza Nacional Anti Maras y Pandillas (FNAMP) y la jefatura nor-occidental. Esto, en el marco de las operaciones de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (FUSINA).

Tras ser esposados, fueron remitidos a los juzgados correspondientes. Lo anterior, por suponerlos responsables de cometer el delitos de extorsión. Esto, en perjuicio de testigo protegido en la ciudad.

Honduras: Cada 6 horas detectan un nuevo caso de extorsión

La extorsión es uno de los flagelos que más ha dañado y torturado a los hondureños en los últimos años; es decir, causando incontables muertes y multimillonarias pérdidas económicas en el país.

Las estadísticas de los últimos años, son escalofriantes. Esto, pues indican que cada seis horas las autoridades detectan un nuevo caso de extorsión en Honduras.

Diferentes sectores son perjudicados y a pesar del fuerte combate contra esta forma delictiva, las acciones de estas redes criminales continúan manteniéndose como uno de los más grandes males en Honduras.

El experto y analista en temas de seguridad Carlos Flores, expresó que el problema de la extorsión alcanzó niveles críticos en el país. Lo anterior, pues incluso varias familias han tenido que salir huyendo del país. “Lamentablemente muchas personas se han visto obligadas a abandonar su país porque no soportaban más la extorsión. Además, porque tenían miedo que algo les pasara. Conozco casos de gente que tuvo que vender todo y huir. Así como empresarios sacando su capital de Honduras.

Delito rentable

Las autoridades hondureñas han identificado que los ingresos obtenidos mediante la extorsión se han convertido en una de las fuentes de financiamiento más importantes para diferentes grupos del crimen organizado.

El dinero que se cobra por extorsiones se usa para comprar munición. Así como para otra logística de los grupos de crimen organizado, incluso sirve para comprar droga. Según las investigaciones de las autoridades, los grupos criminales en Honduras que más cometen el delito de extorsión son las pandillas 18 y la MS.