Teléfono La Esperanza: El 78% de 300 llamadas son de tendencia suicida

530

SAN PEDRO SULA-  De 300 llamadas relacionadas con el suicidio entre enero 2005- a Agosto del 2015 que se registraron en el Teléfono La Esperanza, el 23% son hombres y el 77% de las llamadas son mujeres y un 78% de los llamadas se encuentra en la fase de consideración o ideas suicida.

En el marco del día internacional de Prevención del Suicidio, el Teléfono de la Esperanza hizo un informe sobre el problema del suicido que «choca con un muro de silencio y prejuicios que lo ocultan, sin embargo se trata de una conducta que en la mayoría de los casos puede prevenirse si se establecen los medios de ayuda adecuados».

De acuerdo a datos del Teléfono de la Esperanza, en Honduras los estudios sobre el suicidio son pocos, a inicios de los años 90 la tasa de suicidio fue de 2.9 por cada 100,000 habitantes, abajo del promedio de suicidio para la América Latina y Centroamérica.

Esta entidad cuenta registrado que el 2% de sus llamadas son de contenido suicida.  El 78% de los llamadas se encuentran en la fase de consideración o ideas suicida, un 15% se encuentra enfrentando una crisis suicida, el cual es un estado psíquico en el que predominan y se activan los impulsos de muerte. Existe posiblemente un plan suicida. Y un 7% son llamadas de suicidio en curso.

Edades de 25 a 35 años más afectados

Aunque llamaron personas de todas las edades, la franja mayoritaria se sitúa entre los 25 y los 35 años (45%). El 30% adultos entre 40 a 60 años y el 25% adolescentes entre 15 a 19 años de edad.

En un 30% aumentó los casos de depresión diagnosticado en hombres y en mujeres: Mario Rivas

El 40% de la población de Honduras sufre problemas mentales en distintos grados y ameritará tratamiento para depresión, ansiedad,drogas, psicosis,bipolaridad y esquizofrenia. Según especialistas tienen temores en ir a consulta y ven el hecho como cobardía.

Según cifras del Hospital Mario Rivas, el 80% de los casos con depresión se da en mujeres.  En un 30% ha aumentado la cantidad de casos de depresión diagnosticado en hombres y en mujeres.

Biksmar Espinoza, psiquiatra del Mario Rivas, informó que al año en San Pedro Sula se documentan unos 350 casos, de los que en un 80% se presenta en mujeres en edad reproductiva quienes presentan a consulta con crisis emocional.

«La mujer tiene más vulnerabilidad para enfrentar situaciones conflictivas, puede ser por factores genéticos, problemas emocionales al sufrir una ruptura amorosa, pérdida de un familiar, problemas económicos y familiares, maltrato durante la niñez y  relación de pareja.

Alerta
La mujer llora constantemente, no duerme, su mente está confunsa, pierde el interés por las actividades que antes la llenaban de placer y piensa con frecuencia en la muerte o en el suicidio.

“Todas esas reacciones emocionales los van reteniendo lo que ocasiona tensión hasta que llega al caso extremo cuando ella decide suicidarse”.

Tratamiento
Tratar correctamente la depresión es crucial para recuperar la calidad de vida del paciente depresivo. El tratamiento está basado medicamento y psicoterapia.

El experto indicó que si es depresión inmediata, las evaluaciones podría ir de dos a tres meses, unas 10 a 12 sesiones. Si es intensa y hay acción suicida, el tratamiento va de seis a nueve meses, en promedio y amerita medicamento. “El especialista ayudar al paciente a revisar sus pensamientos y emociones. Hasta que tenga más claro el panorama”, dijo.

La O.M.S. (organización mundial de la salud) informa de que el suicidio es causante de más mortalidad en el planeta y algunos analistas hablan de “La epidemia del siglo XXI”. Es más, para 2020, las estimaciones de esa Organización prevén que el número mundial de suicidios consumados, alcanzará el millón y medio.

Se puede prevenir

El informe del Teléfono la Esperanza describe que la mayoría de los suicidas dan avisos evidentes de sus intenciones. Por consiguiente, deben tomarse en serio todas las amenazas de autolesión. Además, la mayoría de las personas que intentan suicidarse son ambivalentes y no buscan exclusivamente la muerte.

Muchos suicidios se producen en una fase de mejoría, cuando la persona tiene la energía y la voluntad para convertir sus pensamientos desesperados en una acción destructiva. No obstante, una persona que alguna vez haya tratado de suicidarse no tiene por qué estar necesariamente siempre en riesgo. Los pensamientos suicidas pueden reaparecer, pero no son permanentes y en muchos casos no vuelven a reproducirse.