Tegucigalpa: por robarle motocicleta matan a enfermero del Hospital Militar

306
Enfermero del Hospital Militar muerto
Falleció en el Hospital Escuela Universitario.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Un profesional de la Enfermería murió de forma violenta la noche del jueves cuando desconocidos le dispararon en reiteradas ocasiones para robarle su motocicleta en un sector Los Laureles de Comayagüela.

El occiso respondía al nombre de Carlos Roberto García, de 28 años de edad. Del infortunado se conoció que trabajaba en el Hospital Militar y residía en el sector El Retiro.

Según la información preliminar que manejan los agentes de investigación, es que el enfermero se encontraba en la zona antes mencionada cuando desconocidos que se conducían en una camioneta le dispararon en dos ocasiones y se marcharon con su motocicleta.

Para intentar salvarlo, a Carlos Roberto García lo movilizaron en un carro particular hasta la emergencia del Hospital Escuela Universitario (HEU) donde lamentablemente falleció por las mortales heridas.

El cadáver del joven lo trasladaron de la morgue del HEU a la morgue judicial de Tegucigalpa donde lo entregaron a su familiares.

Cabe señalar que sus parientes se mostraron consternados y angustiados por la irreparable pérdida. En ese sentido, pidieron que se castigue a los responsables.

Lea también: Matan a joven por robarle motocicleta en El Progreso, Yoro

Otro suceso: sujetos vestidos de policías matan a hombre dentro de su vivienda en San Buenaventura

De varios disparos, hombres vestidos de supuestos policías mataron la madrugada del jueves a un hombre en el interior de su propia casa ubicada en el barrio Arriba, del municipio de San Buenaventura, al sur de Francisco Morazán.

La víctima respondía al nombre de Cesar Augusto Maradiaga Silva, de 31 años de edad. Se informó que hasta a eso de las 6:00 de la mañana pudo llegar la Policía Nacional al lugar. Lo anterior, argumentando el difícil acceso a la zona.

Relatos revelaron que varios sujetos ingresaron a eso de las 3:00 de la madrugada. Los criminales llegaron vestidos como policías y con armas de fuego. Por la fuerza lograron entrar al interior de la casa.

Tras lograr su cometido, irrumpieron en la habitación en donde descansaba Maradiaga Silva y le dispararon hasta matarlo. Los malhechores procedieron a darse a la fuga tras materializar el crimen.