Tegucigalpa: joven se suicida para cumplir reto de “Momo challenge”, según familiares

957
MOMO
Los familiares de Elvin Rodríguez aseguran que era fanático de los videojuegos.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Un menor de edad se suicidó este día supuestamente siguiendo el denominado «Momo Challenge” en la aldea La Trinidad, de Sabana Grande, ubicada en el kilómetro 32, carretera al sur de Tegucigalpa.

El occiso respondía al nombre de Elvin Rodríguez, quien trabajaba en un taller mecánico como ayudante.

En este sentido familiares del ahora occiso, expresaron que al muchacho le gustaban mucho esos juegos que se encuentran en páginas de redes sociales.

Según dijo uno de los dolientes, en los últimos días se le miraba inquieto. Por momentos cambiaba su carácter y era insoportable.

También reveló que un día antes, él había intentado cortarse con una navaja, pero al parecer no logró su cometido. Sin embargo, la noche del viernes fue a visitar a una tía  y allí lo encontraron ahorcado en el baño.

Por otro lado, el hermano de Elvin aseguró que el «Momo Challenge» es el responsable de lo ocurrido.

Sépalo: redes sociales, un arma de doble filo

Las  redes sociales cuentan hoy con diversos retos que van desde hacerse lesionarse físicas, hasta suicidarse. Es por ello el Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes alertó a padres de familia sobre estas prácticas.

El reto “Momo” se identifica por una cara de ojos saltones, piel pálida con una sonrisa siniestra. Su imagen se ha hecho famosa a través de WhatsApp.

Donde se recibe un mensaje de un número desconocido donde sí se responde como se ordena, empieza a generaría respuestas con imágenes violentas, amenazas hasta probable mención de información personal.

“Momo” se trata de un personaje que se ha viralizado en redes sociales. Con la intención de obtener información personal de la víctima que se distribuye. También mediante contenidos infantiles con la intencionalidad de acercarse a ese sector de la población.

Por su parte esta imagen en realidad es una escultura llamada “Madre Pájaro”, del artista japonés Keisuke Aisawa. Que expuso en el 2016 en una galería de Tokio. Y que ha sido utilizada para identificar este reto por sus grotescos rasgos.