Tegucigalpa: Dos obreros fallecen al inhalar gases contaminantes en alcantarilla

462
obreros
Preliminarmente, uno de los fallecidos está identificado como José Alberto Sánchez de edad no establecida.

TEGUCIGALPA-HONDURAS. Dos obreros fallecieron este miércoles al inhalar gases contaminantes cuando se aprestaban a limpiar el fondo de una alcantarilla en un predio privado ubicado a la orilla del Anillo Periférico, en Tegucigalpa, zona central del país.

Preliminarmente, uno de los fallecidos está identificado como José Alberto Sánchez de edad no establecida. La otra persona muerta está identificada como Darwin Noé Urbina residente en la colonia 21 de Febrero.

Según comentó un vecino que se apersonó a la escena a Darwin Urbina lo llamaron ayer para que se moviera a ese lugar a realizar el trabajo.

Asimismo, detalló que el joven tenía hijos pero actualmente estaba en una relación de unión libre

De acuerdo al cuerpo de bomberos, los infortunados murieron por respirar monóxido de carbono y metano: dos gases altamente peligrosos para el cuerpo humano.

El oficial de bombero detalló que los dos hombres limpiaban el fondo de una alcantarilla de agua negras. Cuando realizaban esa labor, debían sacar el agua, para eso debían utilizar una bomba de succión. No se sabe si fue descuido o por inexperiencia. Pero cuando encendieron el equipo no se acordaron que este generaba monóxido de carbono. Asimismo, al momento de limpiar surgió el metano. Por lo que, la combinación de los dos gases provocaron la tragedia.

Le puede interesar: Tres obreros casi mueren tras quedar soterrados en SPS

No utilizaron el equipo especial para sumergirse en la alcantarilla

Según el oficial, los dos obreros se metieron a la alcantarilla sin protegerse con el equipo adecuado. No usaron el equipo especial para sumergirse dentro de la coladera.

Uno de los cuerpos, los bomberos lo rescataron del fondo de la cloaca. Y se aprestan a rescatar al segundo fallecido que está sumergido dentro del sumidero.

De acuerdo a lo que se informó, los obreros cumplían con un contrato de una empresa de limpieza. Pero, lamentablemente una mala práctica les costó la vida.

De igual forma, se estableció que al primer fallecido los mismos compañeros ayudaron para sacarlo pero lamentablemente falleció. El segundo iba a salvar al primero pero desafortunadamente también inhaló el contaminante y falleció. Se conoció que la alcantarilla tiene una profundidad de siete metros y, medio.

El inesperado suceso se registró específicamente frente a Ferromas en el anillo periférico. Atrás de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), en un predio privado.