Tecnología: “Robots asesinos” preocupan a los organismos de DDHH

182
robots asesinos
Estos prototipos autónomos hoy generan preocupación a las organizaciones de DDHH.
REDACCIÓN. Los «robots asesinos» dejaron atrás los personajes de las películas de «ciencia ficción», debido al avance que ha tenido la «inteligencia artificial». Ya existen los prototipos de máquinas «mortíferas» que tienen la capacidad de elegir su objetivo de manera autónoma.Este avance tecnológico preocupa a los organismos internacionales de Derechos Humanos (DDHH). Uno de ellos es Human Rights Watch (HRW). Dicha organización el lunes presentó un informe sobre los «asesinos».

Estudio de HRW

El estudio realizado y publicado por Human Rights Watch, sugiere que un número creciente de países apoyaría el plan de prohibir «las armas autónomas». De esta manera se evitaría un mayor desarrollo de dichos sistemas.

Además, destaca que treinta países han expresado su deseo de establecer un «tratado internacional». Por su parte, varios legisladores, expertos en la «inteligencia artificial», empresas privadas, y organizaciones internacionales, han respaldado a los llamados de prohibir «los sistemas de armas autónomos».

Mary Wareham, directora de Defensa de la División de Armas de HRW, mencionó que el eliminar el control humano del uso de la fuerza, se considera ahora «una grave amenaza para la humanidad». Comparó que, como el «cambio climático», merece una acción multilateral urgente.

Un tratado de prohibición internacional sería la única manera eficaz de hacer frente a los graves desafíos, que plantean las armas totalmente autónomas. Entre ellos los «robots asesinos».Lea también: ¡Atención! Vea las novedades que Huawei presentará el próximo 10 de septiembre

Otras naciones en contra

Las naciones han participado, entre 2014 y 2019, en ocho reuniones de la Convención sobre Armas Convencionales (CCW). Ahí se exploró el uso de sistemas autónomos de armas letales.

Países como Austria, Brasil y Chile han propuesto tratados jurídicamente vinculantes destinado a garantizar un “control humano significativo”.

Sin embargo, el informe señala que varias potencias militares, incluidas Rusia y Estados Unidos, han reprimido los esfuerzos para explorar la introducción de regulaciones.