VÍDEO| Taxistas de TGU protestan: exigen bono y les mandan gas lacrimógeno

450

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Nuevamente vuelven a las calles a protestar los taxistas de Tegucigalpa; tras más de 70 días sin laborar exigen al Gobierno un bono de L7 mil para hacer frente a la pandemia de COVID-19 pero, en lugar de diálogo y ayuda, les enviaron bombas de gas lacrimógeno.

La primera protesta que se registra es en la salida a la zona sur de la capital, a la altura de la colonia Loarque. Los taxistas obstaculizaron el paso frente a la rotonda de la entrada principal de ese sitio.

Hasta el lugar llegó un contingente de la Policía Nacional para «dialogar» con los taxistas. Sin embargo, los ruleteros fueron claros y dijeron que no se moverían. Ante la negativa, el oficial a cargo advirtió que ya se había convocado a efectivos para desalojarlos.

Uno de los manifestantes dijo que «a las 6:40 llegaron los compañeros que en base a sus medios ellos se convocan solos. La necesidad la tenemos todos, ellos están aquí para ver qué solución da el Gobierno. Ya tienen un mes de estar en pláticas y no dan solución».  

Al ser consultado sobre cuál era la exigencia manifestó que ellos piden el bono de 7 mil lempiras y agregó que debido a la pandemia no se puede laborar. 

«Exigimos el bono, ya no podemos. Los dueños de las casas donde alquilan los compañeros ya los están corriendo, ya no hay comida para los hijos. Nuestros compañeros se ponen tristes cuando no tienen que darle de comer a los niños. Rotundamente vamos por el bono», apuntó uno de los presentes.

Actualmente, en Honduras hay más de 25 mil taxis registrados. Lo que se traduce en la misma cantidad de familias afectadas, incluso más.

Lea también – Taxistas no soportan más: 70 días sin trabajar y los sacaron de sus casas

Les «recetan» gas lacrimógeno 

No pasaron ni 20 minutos de estar dialogando con los taxistas en la salida al sur de la capital; como ya se volvió costumbre, no los escucharon y en lugar de ofrecer soluciones, los desalojaron a punta de gas lacrimógeno.

La incongruencia, para los taxistas, es que el Gobierno indicó que no hay fondos para darles el bono que exigen, pero sí para la compra de gas lacrimógeno; las bombas fueron repartidas «como confites» en la zona.

El ambiente de histeria que quedó en la protesta fue perceptible. Los protestantes trataron de huir para evitar que el gas los afectara. Muchos de los presentes tuvieron que moverse y permitir la circulación.

«Los que se supone que nos deben de cuidar, hoy están gaseándonos«, lamentó uno de los manifestantes que resultó perjudicado por el gas; al mismo tiempo mostraba dos bombas que les lanzaron los policías. 

A renglón seguido, dijo: «Esta no es la solución señor presidente. Nosotros estamos muriéndonos de hambre, un pueblo le está pidiendo. No se siga robando el dinero. Cuánto cuesta una bomba, en vez de darnos de comer manda a los policías a matarnos». 

En la misma protesta, que no duró ni una hora, fue detenido un taxista.

Salidas de Tegucigalpa cerradas por los taxistas

Pero no solo la salida sur de la capital ha sido obstaculizada. Taxistas de varios sectores se movilizaron hasta varios puntos para cerrar e impedir la circulación de vehículos.

Tal es el caso de los taxistas de Villanueva, quienes se tomaron la salida que conduce al oriente del país. Al igual que los taxistas que se tomaron la salida al sur, los de este sector exigen un bono para atender sus necesidades.

Además del bono, los taxistas de este sector piden que se les condone el pago de la matrícula. Ellos consideran que no es «justo» que se les cobre la tasa vehicular cuando ni siquiera han estado laborando ni tienen cómo cancelar.

De igual interés: En vídeo, transporte público muestra cómo operaría con medidas de bioseguridad 

Uno de los taxistas del sector explicó que la bolsa solidaria la recibieron solo dos veces durante la emergencia. «Yo tengo dos hijas, y mi esposa, somos cuatro en total. Ya no tenemos qué comer y el Gobierno no nos escucha». 

Otro sector donde se reportan tomas es frente a la rotonda donde termina el Bulevar del Norte, precisamente en la salida que conduce al departamento de Olancho. Cientos de taxistas aparcaron sus unidades a la orilla de la calle.