Taxista se estrella contra vivienda tras ser herido de bala en SPS

Iba por un cliente cuando le dispararon.

222
contra vivienda en el sector Las Palmas
Crédito de imagen: HCH.

CORTÉS. Hoy en horas de la madrugada un taxista se estrelló contra vivienda en el sector Las Palmas, después de ser herido de bala por desconocidos en la zona norte del país.

Héctor Alfonso Ponce Quintanilla fue asesinado dentro de su unidad de transporte a la altura de la 25 calle del mencionado barrio.

Al parecer, el conductor de taxi llegaba a recoger un cliente pero no pudo dar con la dirección proporcionada. Cuando se disponía a avisar por radio a la base, sujetos desconocidos le infiriendo varios disparos.

Cuando se dio cuenta de lo que grave que era su situación, aceleró su unidad y en ese instante, él falleció. Acto seguido, el vehículo se llevó de paso la pared de una vivienda.

El taxi con número de registro 2311 quedó destruido con la víctima en su interior. Hasta el momento se desconoce el paradero de los hechores.

Escena del crimen. Fotografía de HCH.
Escena del crimen. Fotografía de HCH.

OTRAS NOTICIAS DE SPS

Dos jóvenes de 18 años de edad fueron acribillados la noche de ayer mientras jugaban fútbol en San Pedro Sula, zona norte del país.

Las víctimas fueron identificadas como Héctor Mata, alias “El Chinito” y José Marcos Lemus, alias “El Catocho”, ambos de 18 años de edad.

La narración de los hechos, según los presentes, indican que ellos se se encontraban jugando “una potra”. Acto seguido, individuos desconocidos bajaron de un vehículo       pick-up de color negro y les dispararon.

Lea la nota completa: Acribillan dos jóvenes de 18 años mientras jugaban fútbol en SPS

En la escena del crimen quedaron gran cantidad de casquillos de bala y los adolescentes yacían en el suelo. Esto ocurrió en el bordo de la conocida colonia Juan Lindo, en el sector conocido como “El Dragado”.

Por su parte, los conocidos del barrio de ambas víctimas, manifestaron que ni el nombre les conocían. Pero sí dijeron que se llevaban bastante bien y siempre los trataban por el alias.

Héctor y Marcos laboraban, durante el día, como ayudantes de albañil y tras salir de horas laborales llegaban a la cancha a disfrutar. Según dijo un presente, al momento de ser asesinados, ellos acababan de terminar el juego y compartían unos refrescos.