“Taxis VIP” serán decomisados, advierten autoridades del IHTT

418
El servicio de "taxis VIP" inició a mediados de 2005. Desde ese entonces, hasta la fecha, aproximadamente unas 18 empresas de taxis sin número que operan en la ciudad. Foto referencial.

TEGUCIGALPA-HONDURAS. Jorge Lobo, inspector general del Instituto Hondureño del Transporte Terrestre (IHTT) advirtió ayer que intensificarán los operativos para decomisar las unidades particulares que funcionan como taxis VIP en el Distrito Central.

De acuerdo a Lobo, dichas unidades operan de manera ilegal, por lo que el IHTT las estará decomisando.

Los «taxis VIP» son un servicio que transporta a los capitalinos en unidades que no son blancos, es decir que, aparentan ser carros particulares.

Ante esa situación, el funcionario reiteró que dicha unidades trabajan sin ninguna autorización por parte del IHTT.

“Toda unidad del transporte público o de carga, debe de andar una autorización de nuestro instituto”, aseveró Lobo.

Es preciso indicar que el servicio de taxis VIP inició a mediados de 2005. Desde ese entonces, hasta la fecha, aproximadamente unas hay al menos 18 empresas de taxis sin número que operan en la ciudad.

De ese modo, el inspector del Instituto de Transporte calculó unas 50 unidades por empresa, o sea, unas 900 unidades activas que operan bajo la “ilegalidad”.

Nota relacionada: Regularán taxis VIP por falta de permisos en Honduras

Sépalo: taxis VIP

Los taxis VIP circulan por la ciudad como cualquier otro vehículo. Tienen placas particulares y vidrios polarizados, pero son unidades que transportan pasajeros sin portar un número de registro.

En ese sentido, las empresas de radiotaxis ofrecen un servicio que llaman de lujo y ejecutivo. Los vehículos están bien cuidados y todos tienen aire acondicionado.

Algunos de sus clientes solicitan que los lleven a lugares discretos, como los moteles. Para eso, los hondureños contratan por hora ese transporte.

De igual forma, los taxis VIP se ubican también afuera de los hoteles y en los supermercados. Asimismo, los conducen personas bien vestidas que portan hasta tarjetas de presentación.

A sus dueños los llaman taxistas VIP, pero los otros ruleteros les dicen “fantasmas” porque no tienen el número que adjudica la Dirección de Transporte.