Suspenden de manera temporal proyecto habitacional en La Tigra

196
La Tigra
Se llamará al diálogo a las partes a favor y en contra del mismo.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Tras una larga jornada de protestas protagonizadas por pobladores de la zona de amortiguamiento de La Tigra, para que se frene la construcción del proyecto habitacional Bosques de Santa María, este día se confirmó la suspensión del proyecto.

El primer regidor de la alcaldía del Municipio del Distrito Central, Juan Carlos García, lo anunció en sus redes sociales: «Tito Asfura y los desarrolladores del proyecto Bosques de Santa María han llegado a un acuerdo de paralizar la obra y llamar al diálogo a todos los sectores involucrados».

Esta fue la publicación del primero regidor de la AMDC, Juan Carlos García
Esta fue la publicación del primero regidor de la AMDC, Juan Carlos García

Cabe mencionar que este martes, la zona de La Tigra y El Hatillo amanecieron con libre circulación. Los protestantes detuvieron sus acciones a la espera de ser llamados al dialogo. Se pretende que a través de pláticas se aclaren todas las dudas a las personas que se oponen al proyecto habitacional.

De acuerdo a los manifestantes, el proyecto representaría un daño irreversible al medio ambiente y el colapso de una importante fuente de agua potable.

Lea también: Periodista cae mientras cubría protestas en El Chimbo; inhaló gas lacrimógeno

A punta de balas y gas lacrimógeno, Policía desaloja a protestantes en El Hatillo

Ayer lunes, elementos de la Policía Nacional desalojaron a ‘bala viva’ a manifestantes que se encontraban esta mañana en la zona de El Hatillo.

En un principio, los protestantes aseguraron que ellos estaban manifestándose de forma pacífica. Las fuerzas de seguridad, sin mediar palabra, los empezaron a desalojar con bombas lacrimógenas.

Sin embargo, con el pasar del tiempo, el ambiente se fue calentando y tornando más violento. Los policías comenzaron a disparar y en varios vídeos que circulan en las redes sociales, se podía apreciar y escuchar como los manifestantes huían de las balas que los elementos de seguridad ejecutaban.

Asimismo, en el asfalto quedaron varios casquillos de bala presuntamente de una pistola nueve milímetros. Es preciso mencionar que los protestantes respondieron con piedras, mismas que los policías devolvían junto con el gas lacrimógeno.