Sufrió crimen de su esposo y tras nueve meses, la asesinan en Puerto Cortés

251
puerto cortés
Fotografía en vida de Iris Morales.

PUERTO CORTÉS, HONDURAS. Iris Morales, una microempresaria de Puerto Cortés, fue asesinada de varios impactos de bala el día lunes 10 de junio, aproximadamente a las 11:30 a.m., a casi un año de la muerte de su esposo Oswaldo Matute quien murió en circunstancias similares.

A Morales, propietaria de la distribuidora de agua «La Española», la asesinaron mientras se trasladaba en un vehículo tipo pick-up, cabina y media, color negro y placas PBO-5106. El hecho ocurrió en la colonia 23 de Abril de la zona norte del país.

Según testigos, hombres a bordo de un turismo de color gris se acercaron a ella y le dispararon en reiteradas ocasiones hasta quitarle la vida.

«Ella era una mujer emprendedora, madre de familia, la cual ya había sufrido con la muerte de su esposo, pero ella seguía adelante. Era parte de un grupo de amigos que tenemos y con quieres compartíamos constantemente. Pero ahora se nos va, igual que su esposo hace aproximadamente un año», dijo una persona cercana a la víctima.

Vecinos alertaron a personal de la Policía Nacional, llegaron al sector e inmediatamente acordonaron el área. En la zona, miembros de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) comenzaron recabar información que permita establecer motivos y ubicar a los hechores.

Medicina Forense del Ministerio Publico (MP) realizó el levantamiento del cuerpo en base a la ley. Posteriormente lo trasladaron a la morgue judicial para la autopsia.

La escena del crimen, donde yacía el cadáver de Morales.
La escena del crimen, donde yacía el cadáver de Morales.

Oswaldo, su esposo asesinado

Oswaldo Matute, de 54 años, laboraba en una empresa purificadora de agua. A él lo asesinaron el 17 de septiembre del 2018, en la colonia Primero de Mayo.

El hecho lo perpetraron sujetos que interceptaron a Matute, cuando se trasladaba en una camioneta, según los testigos. El ayudante que acompañaba a Matute, al percatarse del peligro, logró huir por los matorrales cercanos.

El ahora occiso era una persona muy conocida en el puerto, considerado trabajador humilde y honesto.