CORTÉS, HONDURAS. La sierra del Merendón está sufriendo, pues el descombro, como está ocurriendo actualmente debido a las construcciones que se están ejecutando en donde antes no se podía urbanizar, le provoca severas consecuencias.

¿Qué ocurre cuando un suelo antes forestado deja de tener árboles? TIEMPO Digital consultó a varios ambientalistas nacionales, quienes, por tratarse de opiniones en torno a una cuestionada destrucción del pulmón del Valle de Sula, solicitaron mantener sus identidades en el anonimato.

«Descombrar un bosque, y más un bosque de montaña, es serio, es grave. Hay varias consecuencias, y entre las más severas, está que, todo el dióxido de carbono que está secuestrado en esas montañas va a la atmósfera y eso contribuye al calentamiento global«, dijo una de las fuentes.

Sumado a esto, el experto señaló que, al cortar árboles, «el suelo pierde su firmeza, entonces, es más común que ocurran deslizamientos de tierra, y si hay asentamientos humanos cerca, la gente queda vulnerable».

Lea también: Masacre ambiental silenciosa: en cinco años, así ha cambiando el Merendón

«Adiós» a los acuíferos

Cuando llueve sobre una montaña, las raíces de los árboles retienen el agua y la conducen hacia los acuíferos, como, por ejemplo, el de Sunseri, ubicado en el Merendón, pero, cuando hay descombro, el líquido cae directamente al valle, lavando los nutrientes de la tierra.

«Son escorrentías, es decir que, cae la lluvia y en lugar de filtrarse al subsuelo, corre directamente sobre la tierra y barre con todo, así es como los suelos quedan totalmente sin minerales. Las escorrentías, además, causan inundaciones en las zonas bajas«, señaló el ambientalista.

Nota relacionada: Decreto 334-2013, el punto de partida para la tala «legal» del Merendón

«Legal, pero no ético»

Por otro lado, una defensora del Merendón comentó que, con el descombro de la sierra, se está poniendo en «riesgo hídrico» a San Pedro Sula, «Ya que las cuencas (de agua) son afectadas por los nuevos caminos que se hacen para acceder a cultivos, torres de comunicaciones y de energía eléctrica».

Al mismo tiempo, indicó que, a medida que haya menos árboles, las inundaciones durante y invierno y las olas de calor en verano serán más fuertes, «Pues el Merendón es nuestro seguro frente al cambio climático».

Además de eso, se refirió al «daño colateral» que se le provoca a las especies que vivían en los árboles fueron cortados.

«Tarda muchos años crecer un bosque larifondeado, cuna de loras, tucanes y muchas más especies», que debieron desplazarse cuando la mano humana llegó a destruirles su casa, y por esa razón, sí, «Se he permitido tanto construir como descombrar, y puede ser legal, pero no es ético«.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información sobre en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: Whatsapptiempo.