28 C
San Pedro Sula
sábado, enero 22, 2022

Opinión de Sua Martínez: La lectura obligatoria de La Biblia atenta contra Educación Laica 

Debes leer

Por Sua Martínez*“La Constitución es la norma suprema, ley elemental que preside a todo el ordenamiento jurídico del país y debe ser acatada por todos; bajo la Constitución todo y todos, sobre la Constitución nada ni nadie”. Dr. Daniel Núñez Avalos

¿Qué es el Estado Laico y la Educación Laica?, y ¿porque muchas organizaciones educativas, gremiales, religiosas, padres de familia, estudiantes, organizaciones defensoras de los Derechos Humanos, se han pronunciado en contra de la inconstitucional lectura obligatoria de la Biblia?

Según el historiador y Sociólogo Roberto Blancarte, “Estado Laico y Educación Laica es el instrumento jurídico y político creado durante los últimos siglos para lograr el respeto a las libertades religiosas y derechos de igualdad entre los ciudadanos, pues la diversidad de creencias existe, aunque no la reconozcamos”.

Un Estado Laico no es ateo ni religioso, ni quita a Dios de la Sociedad; el estado Laico es aquel que da respeto absoluto a la diversidad religiosa.

La educación Laica, garantiza los derechos humanos, la no discriminación en las aulas de clase, y es garante de la libertad de conciencia, así como otras libertades que derivan de ella: de creencia, de religión, de expresión, de culto y pensamiento, de la pluralidad, la diversidad religiosa, la paz social, la tolerancia, a fin de tener una sociedad incluyente y armoniosa.

La Confraternidad Evangélica de Honduras (CEH), es una organización religiosa que con sus hechos demuestra ser contraria a las leyes y al ordenamiento jurídico del país, el cual contempla la laicidad del Estado, a la vez es contraria a los tratados internacionales que Honduras ha suscrito en materia de Derechos Humanos, libertad de pensamiento y religión.

Además, atenta contra la educación laica, mezclando los intereses políticos de la Confraternidad con los religiosos, a través de la moción de la “Lectura obligatoria de la Biblia en los centros Educativos públicos”, presentada por el Diputado Secretario del Congreso Nacional Abg. José Tomás Zambrano Molina.

Este es el segundo atentado en la última década al Estado Laico departe de La Confraternidad Evangélica de Honduras (CEH), la cual trata de influir y manipular al Estado para lograr sus intereses religiosos, económicos y políticos; el primero fue cuando impulsaron por decreto de ley “La Iglesia del Estado, con el fin de gozar de beneficios y privilegios del Estado, permitiendo a pastores de la Confraternidad participar en altos cargos políticos y gubernamentales. Sin embargo, obtuvieron un revés jurídico al aplicarse, la certificación de la sentencia de inconstitucional, de fecha 07 de febrero de 2012, recaída en el recurso de inconstitucionalidad de la Ley Marco 185-2010 de la Confraternidad Evangélica de Honduras(CEH), registrado en la sala de lo constitucional con número 784-10.

La Constitución de Honduras, dispone en el artículo 77; “Se garantiza el libre ejercicio de todas las religiones y cultos sin preeminencia alguna, siempre que no contravengan las leyes y el orden público. Los ministros de las diversas religiones no podrán ejercer cargos públicos ni hacer en ninguna forma propaganda política, invocando motivos de religión o valiéndose, como medio para tal fin, de las creencias religiosas del pueblo”.

Y el segundo atentado es la reciente moción, “Lectura obligatoria de la Biblia en los centros educativos públicos”. Veamos cual es el trasfondo de esta moción de rescate de valores, como dijo el diputado Banegas que coordina la comisión de Educación del Congreso Nacional, “es mejor enseñarle a los niños y jóvenes la lectura de la Biblia, que enseñarles reguetón en las escuelas, se tendrá como propósito buscar un mecanismo para promocionar la lectura y estudio diario de la Biblia y devocionales con los estudiantes antes del inicio de labores diarias y jornadas de oración…”.

Esta moción, violenta la Carta Magna, intenta imponer la confesión de fe de la confraternidad evangélica en las escuelas públicas, discriminando y violando los derechos y libertades de un gran número de niños y jóvenes que profesan diversos credos como; católicos, Luz del Mundo, testigos de Jehová, mormones, séptimo día, entre otros, y así como hay diversidad de religiones, también existen diversidad de biblias y libros doctrinales.

Imaginen un día de lectura de la Biblia en la escuela pública, la maestra es de la Confraternidad Evangélica, ella empieza a leer los 10 mandamientos que dice el diputado Banegas, Éxodo 20:1 al 20 “No tendrás dioses ajenos delante de mí, No te harás imagen ni ninguna semejanza de lo que hay arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra”.

“No te inclinarás ante ninguna imagen, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios…, No matarás, No cometerás adulterio, No robaras” … Un niño levanta la mano y expone, maestra yo soy católico y creo en la virgen de Suyapa, así me han enseñado mis padres y en la iglesia, no como usted me quiere enseñar la Biblia, la maestra molesta le dice vete para afuera donde están los demás niños.

Otro escenario, la profesora es católica; un niño levanta la mano y exterioriza, disculpe yo no soy católico, además oro de rodillas, no me siento bien cómo interpreta usted la Biblia, mis padres me han dicho que nosotros no rezamos si no que oramos, la maestra le dirá, pues si no quieres oír vete al para fuera.

Así se encontrarán otros niños que sufrirán la misma discriminación, que luego se convertirá en un Bullying religioso y terminaran los comisionados de Derechos Humanos en las escuelas mediando. Otros efectos incluirían el incremento de la deserción escolar, daño psicológico y emocional por creencias religiosas a nuestros niños, confrontaciones entre padres de familia y maestros, limitando el avance de nuestra educación nacional y progreso del país.

Aclaro que no estoy en contra de la lectura de la Biblia; es mi regla de fe, desde pequeña en el hogar, no en la escuela, mi padre y mi madre, no solo me la leyeron, también me la explicaron en la fe gloriosa de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, mi esposo y yo somos docentes de educación media y superior, y como la gran mayoría de los hondureños somos respetuosos de las leyes, luchamos por la defensa de las libertades y garantías que otorga un Estado Laico, por los derechos humanos y porque los niños y adolescentes de nuestro país no sean discriminados.

Veamos un poco más de cerca lo que pretende la moción, el mercantilismo con la biblia, el tiraje o impresión del recurso didáctico ya está considerado por la confraternidad, según dijo el secretario ejecutivo de dicha organización en un importante medio televisivo, de fecha 01 de junio de 2018.

Esta moción viola nuestra carta Magna en el Articulo. 151 de la Constitución de la Republica de Honduras, “…La educación en Honduras será laica y se fundamentará en los principios esenciales de la democracia…”

Viola el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, Articulo 18: 1-4. Los Estados Partes en el presente Pacto se comprometen a “respetar la libertad de los padres y, en su caso, de los tutores legales, para garantizar que los hijos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.”

Trasgrede el Código de la Niñez y la Adolescencia, Art. 36 “El derecho a la educación incluye el de tener acceso a una instrucción actualizada y de calidad, son deberes del Estado, asegurar la enseñanza primaria, laica, obligatoria y gratuita… además ajena a cualquier doctrina religiosa.

En este contexto analice usted amigo lector el trasfondo de la moción de la lectura de la biblia, promovida por la confraternidad Evangélica de Honduras, a través del Diputado Tomás Zambrano, ¿es acorde o no con la constitución de Honduras?, ¿atenta contra el estado laico y la educación Laica? ¿el código de la niñez y adolescencia? y a la propia normativa internacional de los Derechos Humanos?

El primero que nos dio ejemplo de la libertad en las creencias religiosas fue nuestro Señor y Salvador Jesucristo, en su tiempo ya había religiones y cuando predicaba dejaba al hombre en libre albedrío para elegir sin imposición la fe, según dice las Sagradas Escrituras, en Lucas 9- 23 Y decía a todos: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame”.

Mantengamos el Estado y la Educación Laica, son derechos ganados por luchas históricas y que dieron inicio al respeto absoluto a todas las creencias religiosas, sin imposición de ninguna religión de parte del estado, es sano para la democracia y justo para la educación libre de discriminación de nuestros niños y adolescentes.

* Política, comunicadora, catedrática universitaria, defensora de los DDHH, el Estado Laico y la Educación Laica

suahemeaqui@gmail.com

Más noticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Hoy en Cronómetro