Pareja de emprendedores encontró la «receta del éxito» en un negocio de encurtidos

818
Gissel Randol emprendedores encurtido
Gissel junto a Randol han dado el todo por el todo para hacer crecer su negocio de encurtidos.

SAN PEDRO SULA, HONDURAS. El espíritu de superación y emprendimiento es algo que caracteriza a los hondureños, hoy, con el acceso a las redes sociales todo ha incrementado y son muchos los que triunfan ofreciendo sus productos y servicios.

Este el caso de una joven sampedrana, Gissel Banegas, quien el pasado 21 de diciembre publicó que estaba empezando con una pequeña venta de encurtidos, donde además solicitó el apoyo de sus vecinos y amigos para la iniciativa que tenía con su novio.

Solo habían transcurrido unos minutos después de publicar el delicioso emprendimiento, cuando la voz corrió por San Pedro Sula y su teléfono comenzó a sonar. La joven afirma que nunca se imaginó tener tanto impacto y ahora la llaman de todo el país.

Diario TIEMPO Digital conversó con la emprendedora, quien detalló desde su idea, sus inicios y el apoyo que se han han dado con su pareja Randol Barahona para lograr levantar su pequeña empresa.

Lea además – Jahzzel: emprendedora, madre y esposa, que con perseverancia alcanza sus sueños

Historia de emprendimiento en pareja

Banegas comentó que el emprendimiento inició hace aproximadamente un año. Ambos residen en la colonia Satélite de San Pedro Sula.

La historia de esta pareja surge de manera espontánea. Un día hicieron encurtidos para degustar en su casa y planearon hacer una venta. Sacaron dinero de sus bolsillos, con lo que tenían ambos en ese momento comenzaron a construir un nuevo sueño.

Gissel contó: «Nos dijimos: ‘Vamos a comprar este fin de semana que viene’ y con mucha fe, le pusimos mucho empeño a la venta, hicimos los encurtidos y  nuestra primera venta fue de 12 a 15 encurtidos».

“Esa noche yo salí a la calle al pasaje de la Satélite a ofrecerle a mis vecinos, salí con una gran esperanza de venderlos todos y gracias a Dios mis vecinos me pidieron así fue como vendí mis primeros encurtidos”.

Tanto Gissel, como su pareja Randol, se motivaron y mucho más por las opiniones de sus vecinos. Cuando lo degustaron les encantó el encurtido. Una vecina les comentó que nunca había probado uno tan rico.

Actualmente los preparan de la manera que se los pidan, con poco o mucho picante, con algún sabor extra o como el cliente se los pida.

Crecimiento juntos 

Y así fueron creciendo en pareja, al inicio solo hacían encurtidos una vez al mes, ya el tercer y cuarto mes lo hacían a la quincena, de 15 a 20 frascos porque en el trabajo de Randol también pedían.

En ocasiones llegaron a hacer encurtidos y ya estaban encargados para el día siguiente, ya solo se tenían que ir a dejar. Esa fue una de sus mayores motivaciones para seguir adelante en su emprendimiento.

Hasta la fecha realizan encurtido dos veces al mes, el pasado diciembre cambiaron la presentación, antes lo entregaban en bolsitas selladas y herméticas, en dos precios, el de 25 y 50 lempiras.

El de 50 lempiras se vendía más, por lo que solo decidieron seguir vendiendo ese tamaño. Ahora la presentación es un recipiente con tapadera, todavía no tienen logo ni marca, pero son parte de las expectativas para enero.

La meta de Gissel y Randol es tener su marca propia y comercializar sus encurtidos con su un sello ya estampado que los distinga.

Satisfacción y felicidad

Esta pareja se encuentra muy feliz, Gissel publicó un post en Facebook y nunca esperó el impacto que causó. Lo compartió con mucha esperanza, para que sus amistades en la red social lo difundieran y fue increíble la respuesta de otras personas.

“Se nos están abriendo puertas poquito a poquito, nuestras expectativas son tener aún más clientes. Hasta el momento nuestros clientes fijos son nuestros vecinos en la colonia, los del trabajo de mi pareja y otras personas de las cercanías de la Satélite”, señaló.

Además, comentó: “Hacemos envíos gratis dentro de la colonia Satélite, fuera de San Pedro Sula aún no, pero es un emprendimiento que poquito a poquito vamos a ir sacando adelante los dos, no nos queremos ir muy a la ligera”.

“Sé que cada emprendimiento tiene sus tropiezos, no nos queremos ir tan a la ligera, lo que estamos haciendo juntos va bien y siempre con la mano de Dios”, concluyó.