SPS: médicos y maestros marchan con antorchas de forma pacífica; exigen derogación de los PCM

638
La movilización en la capital industrial fue encabezada por médicos y maestros.

SAN PEDRO SULA, CORTÉS. Una masiva manifestación se desarrolló este día en horas de la tarde en esta ciudad, donde maestros y médicos acompañados de otros sectores de la sociedad, exigieron la derogación de los decretos PCM-026 y 027-2018.

La marcha multitudinaria se llevó a cabo en la avenida circunvalación, saliendo desde el Monumento a la Madre. Los participantes portaban pancartas con mensajes en contra de la privatización de la salud y la educación pública del país.

Además, los manifestantes se desplazaron de forma pacífica por las calles de la capital industrial. Algunos llevaban antorchas encendidas y gritaban enérgicamente por la derogación inmediata de los decretos ejecutivos en conflicto.

De interés: Manifestación de “Camisetas Blancas” también se llenó de violencia, según denuncias 

La movilización finalizó ya cayendo la noche sin ninguna novedad. Esto, porque en parte,  no hubo presencia policial.

Los miembros de la Plataforma para la Defensa de la Salud y Educación Pública por la respuesta que tuvieron a la convocatoria. Ellos han reiterado que no se presentarán a ningún diálogo, mientras no se deroguen los dos decretos en conflicto.


Marchas y desalojos

Ayer en el marco del paro nacional, las protestas se intensificaron en la zona norte y de esa misma forma respondieron los agentes antimotines. Ciudadanos, estudiantes y maestros en Puerto Cortés denunciaron actos de represión y amedrentamiento de parte de las fuerzas del orden.

La toma se ubicaba a metros antes del peaje de Puerto Cortés, hasta donde llegó un contingente de la Policía Nacional y Militar. Información brindada por las personas que estuvieron presentes en el lugar, indicó que a punta de gas lacrimógeno los orillaron a un pasaje de ese sector.

Cuando todos estaban a mitad del pasaje, los agentes bloquearon el acceso hacia la carretera principal. Segundos después empezaron a lanzar bombas de gas que afectaron a los residentes en las viviendas del pasaje; había, incluso, recién nacidos.

Los protestantes trataron de huir por la parte trasera del pasaje pero ya los tenían acorralados. Otro contingente policial estaba en la esquina esperándolos.