Así era Melvin, el motorista asesinado en SPS: «Buen amigo, jovial» y graduado de colegio

1541
Melvin Medina
Fotos en vida de Melvin Medina.

CORTÉS, HONDURAS. Melvin Medina era el nombre del motorista asesinado ayer en San Pedro Sula junto a su ayudante, quien será recordado por sus familiares y ex compañeros de colegio como una muchacho «tranquilo, alegre y buen amigo».

Según las personas que lo conocieron, Melvin se caracterizaba por su cordial y amigable manera de tratar a los demás. Su sonrisa tímida y carácter lo hacían ganarse la confianza de quienes lo rodeaban.

Medina egresó del Instituto Técnico Rafael Pineda Ponce, colegio ubicado en la base aérea Armando Escalón Espinal, en la ciudad de La Lima. En el año 2017 obtuvo su título de Bachillerato Técnico en Computación, según informaron sus amigos. «De todos, lo recuerdo como el más tranquilo», dijo uno de sus ex compañeros.

Mensajes como «negro, mi compañero, recuerdo cuando molestabas y te ayudaba con tus tareas. ¡Ay, no! Que Dios te tenga en Gloria, excompañero», escritos por sus amigos del colegio, se podían leer en su perfil de Facebook.

Siendo un profesional, y con un título que lo respaldaba, Melvin encontró en el rubro del transporte la oportunidad de sobrevivir. En el momento de su muerte, conducía una unidad de la empresa que viaja desde la colonia López Arellano hasta SPS.

«Te vamos a recordar muchísimo, Melvin», dijo una excompañera del occiso.

«Pasión Verde»

Por otro lado, sus familiares y ex compañeros de colegio lo recordarán como un apasionado por el Club Deportivo Marathón (CDM). Cercanos a él comentaron que fue uno de los muchos aficionado que, en la final contra el Motagua en 2017, pese al costoso precio de las entradas, asistieron al estadio.

El suceso

Melvin Medina y su ayudante se conducían por la «Vuelta del Cura», haciendo uno de sus últimos viajes del día. De pronto, según narraron testigos, dos sujetos que se transportaban dentro de la unidad como pasajeros sacaron sus armas y comenzaron a dispararles.

Los criminales, cuando el autobús desaceleraba porque el conductor estaba herido, abrieron la puerta del mismo y huyeron del lugar.

El ayudante murió al instante, según señala el informe forense. A él lo conocían como «El Flaco». Pero Melvin, en cambio, falleció en el hospital Mario Catarino Rivas, donde fue trasladado en una ambulancia gravemente herido.