Honduras. – “Cruz blanca” de Delirium, “Hojas secas” de Diablos Negros, son quizá dos de los himnos que han representado al rock hondureño desde hace varias décadas en la región, sin embargo, Spaceman, banda de rock “indie” hondureña originaria de la Costa Norte, dice; ¡Está bien, pero el rock debe continuar!

Y es que al escuchar la música de los chicos de Spaceman uno sabe que se han tomado muy en serio lo de ser diferentes. No podemos encontrar referentes cercanos en el pasado musical hondureño que se les parezca.

Spaceman
Mariano Wills (ex baterista), Pedro Acosta (bajo), Hernán Ramos (guitarra/voz) y Juan Ayestas (guitarra/voz) Foto: Nur Adriana.

Spaceman, el siguiente paso del rock nacional

Spaceman, con pocos años en la escena, ya pinta como la “rara avis”, del rock nacional pues, precisamente; no suenan a rock nacional. Su música es como un licuado entre lo antiguo y lo contemporáneo. Su sonido se parece al mismo tiempo a “Oasis” y a “Enjambre”, suenan a grupos alternativos de la escena latinoamericana y también a rock contemporáneo en otros idiomas y latitudes.

Tiempo Digital conversó en exclusiva con el vocalista y miembro fundador Hernán Ramos, sobre sus orígenes, sus proyectos y sus ambiciones artísticas; a continuación la entrevista.

Tiempo Digital: ¿Cómo y cuándo nació Spaceman?

Hernán Ramos: – El proyecto nace a mediados del 2012 cuando Juan (Guitarrista principal) y yo, decidimos juntarnos. Esto con la idea de hacer una banda que diera de qué hablar en la música de nuestro país. Queríamos una banda que demostrara que, si bien es cierto en los 80’s el rock nacional tuvo una participación importante en la cultura; era momento de evolucionar. Sentimos que era el momento de dejar atrás el formato del típico grupito de rock que en lugar de contribuir o crear una escena la desmoronan con contenido de mala calidad.

Tiempo Digital: Si Spaceman fuera un licuado ¿qué bandas o géneros tendríamos que mezclar para dar con su sonido?

Hernán Ramos: – Me encanta mucho como suena el concepto de “licuado”, pienso que al final es la mejor manera de describir esto que hacemos. Somos, según yo, el resultado de mezclar toda la música que había en nuestras casas cuando éramos niños. Esa música que suena y no le prestás atención, pero que escuchás porque está ahí; Los Galos, Los Ángeles Negros, Los Terrícolas, The Beatles, The Byrds, Wings entre muchos otros más.

En cuanto a gustos musicales individuales los cuatro integrantes coincidimos en muy pocas bandas. Allí cabe perfectamente el concepto de licuar lo que escuchábamos de niños con lo que escuchamos ahora cada uno por separado.

A partir de allí comenzamos a componer y grabar los demos más caseros y más mal hechos de nuestras vidas. Luego, los comenzamos a rolar entre amigos esperando sus reacciones, por alguna extraña razón, gustaron. Desde entonces no hemos hecho nada más que ponerle huevos a la cuestión.

Tiempo Digital: Si hablamos del sonido del “rock hondureño” ¿se sienten cercanos a algún grupo o son una “rara avis”?

Hernán Ramos: – Esta pregunta ya nos ha metido en problemas un par de veces. Llega a incomodar a uno que otro en el rubro, ya que nuestra respuesta es siempre la misma; Spaceman nace de la necesidad de escuchar algo diferente. Si sonáramos igual al resto no tendríamos el mismo foco de atención. Nos resulta increíble como a pesar de nuestra privilegiada ubicación geográfica y los avances de la tecnología, aquí sigamos escuchando más y más de lo mismo, entonces no nos queda más que considerarnos “una rara avis”.

Spaceman
El grupo en concierto en San Pedro Sula.

Tiempo Digital: ¿Cuáles son las canciones favoritas de su público?

Hernán Ramos: – Hay un par de canciones que se han convertido en himnos para nuestros seguidores más fieles. Sin embargo, hay dos que son las que gustan mucho más que el resto: “Alicia” y ”Mejor me voy”. La última es con la que hemos cerrado cada show de los últimos tres años. De ella también se desprende el nombre del pequeño tour centroamericano que hicimos este 2017. En el mismo pudimos tocar en El Salvador y Guatemala. Estos son lugares a los que esperamos volver el 2018 para seguir expandiendo nuestros limites territoriales sonoros.

Tiempo Digital: ¿Se puede vivir de la música en Honduras o en Centroamérica?

Hernán Ramos: – Si le ponés huevos al asunto y tenés una propuesta fresca que en realidad valga la pena escuchar, creo que sí. Es cuestión de tiempo para que te comience a ir bien, como en cualquier otra disciplina de la vida. También creo que es fundamental cambiar ese mindset de “De la música no se puede vivir”. Hay dejar de quejarse por falta de “espacios” y crearlos.