Solo el 20% de la caña de azúcar se corta sin quemar en El Salvador ¿Y en Honduras?

188
La quema de los cañales provoca contaminación y deteriora los suelos.

EL SALVADOR. -La quema de los cañales sigue siendo una práctica común entre los productores y trabajadores del sector pese a que esto provoca contaminación y deteriora los suelos.

Actualmente un 20 % de lo cultivado se cosecha en verde, es decir sin quemar, de acuerdo a la Asociación Azucarera de El Salvador.

Mario Salaverría, presidente de la gremial, explicó que bajo el programa de buenas prácticas agrícolas han buscado incentivar la cosecha en verde, pero la quema es lo que tradicionalmente se ha hecho, tanto en el país, como en otras partes del mundo.

«Sí, es un práctica difícil de implementar. El cortador está acostumbrado porque se le facilita el corte de la caña cuando se quema. Además, muchas veces el mismo trabajador quema el cañal», afirmó Salaverría.

Nota relacionada: https://tiempo.hn/intocable-industria-del-azucar-honduras-cisa-oligopolio/

Corte en verde

Agregó que casi el 90 % de lo que se corta en verde se hace de forma mecanizada. No obstante, aplicar solo maquinaria implicaría no contratar mano de obra. Cuando la corta genera unos 27,000 empleos. Considera que la apuesta debe ser buscar un incremento de la productividad y hacer un cambio gradual.

«La caña quemada afecta mucho al medio ambiente y a los suelos. Por ende, quema todos los nutrientes», señaló Horacio Rodríguez, Coordinador de Clima y Seguridad Alimentaria para América Latina de The Nature Conservancy (TNC).

TNC y la Fundación Empresarial para la Acción Social (FUNDEMAS) implementarán la iniciativa «Cosechando Resiliencia». Lo hara con los sectores azucarero y lechero de cinco municipios de Ahuachapán. Este incluye componentes como incidir en políticas de producción sostenible, desarrollar y capacitar en mejores prácticas.

Buenas prácticas

«Buenas prácticas se refiere a una nueva forma de hacer agricultura. Es decir,  en donde se respeta al medio ambiente y a la sociedad y se buscan resultados positivos económicos». Así lo sostiene Tomás Regalado, presidente de FUNDEMAS.

Agregó que se impulsará una «cañicultura agroecológica», que implica no quemar. También el uso responsable del agua y combinar arbustos y árboles para alimentar al ganado, pues estos proveen servicios ecológicos, como la infiltración de agua.

Eva de Milla, gerente de la Asociación de Productores de Leche (PROLECHE), dijo que el proyecto servirá «para que el sector ganadero se prepare al cambio climático» puesto que otras prácticas que se aplican no se «apegan» a la realidad del país.