Tocoa: soldados resultan heridos tras desalojo a campesinos ordenado por DINANT

204

TOCOA, COLÓN. Dos soldados de las Fuerzas Armadas de Honduras resultaron heridos con arma de fuego durante el desalojo ordenado por DINANT en San Isidro.

Se trata de Maynor Alexander Quiroz y Mauricio Barrientos; ambos fueron atendidos en una clínica privada de la localidad.

Según informe de la FFAA, a los dos agentes los atacaron a balazos los supuestos invasores del predio privado cuando realizaban su desalojo.

El vocero José Domingo Meza dijo que están investigando quiénes fueron los agresores para detenerlos y ponerlos a disposición de los operadores de justicia.

Los heridos fueron trasladados en patrulla a un centro asistencial.

El desalojo

Ayer miércoles, Policía Nacional y Militares desalojaron a varios campesinos que se encontraban aglutinados en la finca San Isidro, según medios locales, por órdenes de la corporación DINANT.

Anteriormente

El pasado mes de julio, aproximadamente 120 familias pertenecientes al Movimiento Auténtico Reivindicador de Campesinos (MARCA) ingresaron en horas de la madrugada a la finca San Isidro Ubicada, la misma de la que hoy pretenden desalojarlos, aduciendo ser propietarios legítimos de dicha propiedad.

Los pobladores y ocupantes de las tierras alegan que son los dueños legítimos del lugar. Además, que cuentan con toda la documentación que lo comprueba. Por otro lado, las autoridades policiales aseguraron que el desalojo era inminente.

“No nos vamos a salir de aquí, ya es demasiado. Si DINANT tiene documentos que prueben que esta tierra le pertenece, lo hacemos”, dijo uno de los pobladores.

“Si quieren hacerlo, que le den viaje. Aquí no hay miedo. ¿Cómo es posible que nos van a sacar de nuestra propia casa?”, concluyó.

Le podría interesar: Al menos 200 familias invaden propiedad del IHSS en San Pedro Sula

Pretendieron dialogar

Minuto después de la llegada de uniformados con la única misión de efectuar el desalojo, los campesinos intentaron dialogar con los Policías; sin embargo, la respuesta de éstos fue negativa, diciéndoles que no estaban autorizados a negociar.

Asimismo, la representante de Derechos Humanos dijo que no estar a favor de un sector ni del otro. Esto, debido a que los pobladores la señalaban de ser cómplice del desalojo.

“Yo solo vengo a intermediar para que ninguna persona salga agraviada y que se ejecute el desalojo”, señaló la representante.