Honduras: Sofía, la joven depresiva que intentó suicidarse, pero logró superarlo

875
suicidio
Inversión en salud mental es demasiado baja por parte del Estado hondureño, opina experta en Psicología.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Sofía, una joven de 22 años, el año pasado intentó cometer suicidio en cuatro ocasiones debido a una depresión severa que le causó la violencia psicológica y física por parte de su expareja.

Sofía podría ser al día de hoy parte de las trágicas estadísticas sobre muertes auto infringidas que reporta Honduras.

Los primeros dos meses del año 2019 se registraron un aproximado de 36 suicidios, según la Secretaría de Seguridad. El dato causa preocupación en general ya que la mayoría de los fallecidos son jóvenes.

Lea también:  Sugieren lectura de La Biblia en escuelas de Honduras para prevenir suicidios

«Solo creía en el suicidio»

Según explica Sofía, la dependencia emocional que creó a su expareja le hacía creer en el suicidio. Pensaba que no podía vivir sin esa persona. Así las cosas, prefería aguantar cualquier tipo de violencia con tal de no separarse de él”, detalla.

La joven reveló que su expareja la golpeaba y antes de llegar a la violencia física también hubo psicológica. Además, que durante estuvo con él pasó depresión y tuvo cuatro intentos de suicidios. Todos esos episodios fueron con pastillas. “Lo bueno que no ingerí la cantidad necesaria, en las primeras dos me hicieron un lavado de estómago y eso me controló y las últimas dos fueron leves”, recordó.

Depresión

En cuanto a la depresión,  Sofía dijo que «es difícil que identifiques que alguien pasa por depresión. Al menos yo no lo demostraba. Mis amigos me miraban, mis papás también y mis compañeros de trabajo. A una persona depresiva no le gusta que le estén preguntando, porque te da miedo demostrarlo porque crees que la gente te juzgará o se van a reír. Entonces trataba disimular todo para que no me preguntaran».

Pese a que intentaba disimularlo, Sofía dijo que algunos amigos notaban su estado de ánimo y le sugerían buscar ayuda. «Me recomendaron ir a la iglesia o al psicólogo y me decían que todo tenía solución”, indicó.

Aceptación 

Más adelante, la joven reflexionó que la depresión es una enfermedad. Tanto así, que la persona que la tiene no lo quiere aceptar, mucho menos buscar ayuda. “Yo recuerdo que no quería buscar esa ayuda y no comprendía que estaba en depresión, solo sentía que estaba triste”.

Era tan vulnerable que cualquier cosa la hacía llorar, sentía que cualquier comentario se lo tomaba muy personal. «Tenía miedo de expresarme con la gente porque quería ocultar todo lo que estaba sucediendo» detalló.

Buscó ayuda 

Al terminar con su pareja, Sofía no buscó ayuda inmediatamente, pero sabía que era necesario:

“Por uno mismo no se puede», dijo. En su caso, su círculo de amigas más cercano le ayudaron a salir adelante, acompañándola en todo momento y estando al cuidado de ella.

La familia de Sofía, que vive en el interior del país, nunca supo sobre la situación que estaba viviendo, pues no quería que sus padres y hermanos se sintieran mal.

“No quieres que las otras personas se sientan mal, por eso muchas veces intenté suicidarme, porque pensaba que con eso dejaría de hacerle daño a mi familia y a las personas que están alrededor. Lo único que te ayuda salir de eso es la cercanía de la misma gente. Después comencé a comprender que sí hay personas que te pueden ayudar”, reveló.

El paso más grande que dio Sofía fue ir a la psicóloga y recuerdó que a mucha gente le da miedo ir «por lo que él le pueda decir».

“Me dijo que estaba en depresión, ansiedad y mucha dependencia emocional y eso me generaba miedo y tristeza. Estaba en un estrés postraumático, que era una de las etapas más fuertes cuando alguien ha vivido violencia y, en mi caso, doméstica”.

Sofía concluyó recomendando que a las personas que están en depresión no se les debe juzgar: «lo menos que quiere hacer esa persona es dar explicaciones porque ni ella misma entiende lo que pasa», precisó.

Otros casos: declaraciones de una experta

La psicóloga Marilyn Suazo tuvo la experiencia de atender a personas que, como Sofía, sufrían este tipo de trastorno. “Tuve un caso el cual era una muchacha de 19 años, tuvo tres intentos de suicidios”, afirmó.

Según comentó Suazo, las principales causas fueron que ella fue abusada de niña y utilizada como mula de carga para transportar droga.