TEGUCIGALPA, HONDURAS. La falta de educación es una de las principales causas de subempleo, desempleo y pobreza. Y por ende un sistema educativo precario es igual a empleos precarios.

Lo anterior lo detalla el informe Seguimiento y Evaluación del Gasto Público en Seguridad y Defensa 2002 – 2018, elaborado por el Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (FOSDEH).

Los indicadores como el porcentaje de hogares y personas en pobreza; subempleo, desempleo, desigualdad social, niveles educativos alcanzados por la población, dan luces del avance de un país en materia de desarrollo, dice el informe.

Además, señala que el manejo inapropiado de los recursos públicos, la ausencia de planes de país con visión; igualmente la implementación de políticas públicas no integrales o con riesgo de insostenibilidad da lugar a la producción y reproducción de dichos problemas, señala el documento.

En Honduras, el caso más visible de desmejoramiento socioeconómico es la pobreza persistente. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), del año 2001 a 2017, se ha incrementado en un 30%. A medida crece la población la pobreza presenta esa misma tendencia. Ese indicador se da pese a la implementación de diversos planes y estrategias para la reversión de este flagelo.

En base a lo anterior, FOSDEH en su informe recomienda: Fortalecer el sistema educativo en el país. De esta forma, agrega, aumentarían las oportunidades de acceso a la educación pública por parte de los niños, adolescentes y jóvenes.

Lea también: https://tiempo.hn/homilia-iglesia-catolica-pobreza/

Asimismo, el FOSDEH señala que la falta de educación es una de las principales causas de subempleo, desempleo y pobreza. Por lo que recomienda formular políticas de empleo que mejoren las condiciones de vida.

Bajo nivel educativo del país da lugar a flagelos como la migración masiva

Sistema educativo precario y empleos precarios

No obstante, menciona que para ello es fundamental trabajar en vínculo con la Secretaría de Educación. La prevalencia de un sistema educativo precario da lugar al surgimiento de empleos precarios, y/o atracción de inversión acorde a estos dos elementos.

De igual forma, se mantiene girando periódicamente en un círculo vicioso de precariedad social.

Según el escrito, en el presupuesto público de un país se expresan por las decisiones y prioridades del Gobierno en materia económica y social a través de la política fiscal

Debido a la vinculación del gasto en seguridad y defensa a elementos de política económica, social y presupuestaria, en el documento se hace hincapié en aspectos estructurales (pobreza, subempleo, desempleo, bajos niveles educativos, etc.). FOSDEH cree que esos mismos problemas  propician la inseguridad ciudadana, y por ende mayor destino de recursos monetarios a las Secretarías de Seguridad y Defensa.

Es necesario buscar mecanismos para eficientar el uso de los fondos

El mayor desafío que tiene el país es disponer de más recursos para reducir la deuda social de baja cobertura. Asimismo, mejorar la calidad educativa. Pero será necesario buscar mecanismos y opciones tanto para volver más eficiente el uso de los fondos y captar fuentes alternativas de financiamiento.

En ese sentido, FOSDEH señala que con el actual  Presupuesto General no se podrá mejorar la cobertura educativa. Eso porque los tres aumentos que establece son para cumplir compromisos previos.

Lamentablemente servirán para pagar (1,000 millones) la hora clase de los maestros y L.400 millones para mejorar la infraestructura.

En total, la partida de Educación representa 2,500 millones de lempiras del Presupuesto General.