Síntomas del cáncer de ovario que toda mujer debe conocer

2344

El cáncer de ovario es el segundo de tipo ginecológico más común entre las mujeres y el que tiene una tasa más alta de mortalidad, ya que en la mayoría de los casos se descubre demasiado tarde. Por ello, muchos lo llaman el ‘asesino silencioso’. Según los datos recopilados en los últimos años, solo un 50% de las mujeres diagnosticadas con esta grave enfermedad logran sobrevivir hasta cinco años después de haberse detectado.

Sin embargo, el porcentaje de mujeres que siguen con vida pasados los cinco años del diagnóstico se eleva considerablemente cuando se detecta en una etapa temprana. Como decíamos, esto solo pasa en el 20% de los casos, pero dentro de ese porcentaje, el 94% de las chicas vive pasado dicho tiempo de referencia. Esta es la razón principal por la que se sigue avanzando en los estudios sobre nuevos métodos de detección y por la que toda mujer conocer sus principales síntomas.

Distensión abdominal

Uno de los síntomas prematuros de esta enfermedad es la distensión abdominal. Sentir que tienes el abdomen o vientre lleno y apretado, hinchado, de manera algo habitual no es buen augurio. Desde luego que eso no quiere decir que padezcas cáncer de ovarios, pero lo mejor es ir al ginecólogo y contarle lo que te ocurre para que así él decida si te tiene que someter a pruebas específicas o no.

Cambios en los periodos menstruales

Lo primero que hay que tener en cuenta es si normalmente se tiene la menstruación de forma regular o no. A partir de eso, ya hay que considerar si los cambios en los periodos menstruales se salen de lo normal. Si notas que los tienes, pero no estás segura de hasta qué punto se pueden estar dando, lo mejor es que comiences a llevar un control exhausto sobre ‘esos días’.
Solo tienes que apuntar dentro de cada mes los días de sangrado y contar los que pasan entre un periodo y otro.

Si los cambios son persistentes (varias veces en pocos meses), acude al ginecólogo.

Dolor pélvico o abdominal

Este es otro de los síntomas más claros que alertan de un posible cáncer de ovarios. Si sientes dolor pélvico o abdominal de manera frecuente y no le encuentras una explicación lógica, entonces lo mejor es que vayas al médico, más concretamente al ginecólogo y si es necesario, que te realice una exploración para comprobar si todo está en orden.

Si, por ejemplo, crees que has tenido estos dolores unos 12 días en tan solo un mes, entonces debes hacer algo al respecto. El cambio y la persistencia diferencian que estos síntomas se deban al cáncer de ovario o a otro tipo de enfermedad.

Problemas estomacales

No solo la distensión abdominal te puede advertir de estar sufriendo un cáncer de ovario, hay muchos otros problemas relacionados con el estómago y el aparato digestivo que te pueden poner en alerta sobre ello. Estreñimiento, calambres, cólico, indigestión, vómitos, cualquier cambio en las deposiciones…Las mujeres mayores de 50 años tienen que estar especialmente atentas a este tipo de cosas, ya que normalmente asocian los cambios a la edad, cuando lo que les podría estar pasando sería mucho más grave. Si sufres uno de estos trastornos con demasiada frecuencia, pide cita a tu ginecólogo lo antes posible.

Sentirse saciada rápidamente

Las mujeres que han pasado esta cruel y grave enfermedad aseguran que experimentaron una falta de apetito repentina y que se sentían saciadas de manera muy rápida al comer. Este síntoma se nota más en las chicas que siempre han comido muy bien y de repente dejan de hacerlo. Este hecho, por supuesto, conlleva una pérdida de peso.

La mayoría de síntomas que nos pueden alertar de un posible cáncer de útero nos hacen saber que algo raro está pasando en la zona del estómago, por eso, la mayoría están relacionados con ello.

Dolor durante las relaciones sexuales

Claro que sentir dolor durante las relaciones sexuales con tu pareja puede estar causado por numerosos motivos, algunos de ellos de lo más normales y para nada graves, pero también es cierto que si una mujer presenta este síntoma junto a otros de los que hemos mencionado en esta lista, entonces sí que debe preocuparse. Recuerda que debes tener en cuenta la frecuencia con la que sufres estos dolores, si no es algo habitual no, no pasa nada.