sin rostros el decomiso de bunker en puerto cortes
Los barriles del bunker decomisado se encontraron en un plantel en la zona de Campo Rojo.

PUERTO CORTÉS, HONDURAS. La incautación de 282 barriles de bunker, 75 «maxicubos» (tanques) de diesel y gasolina,  supuestamente robados, ha sido uno de los resultados más notables de la Operación «Morazán II», ejecutada esta semana en esta ciudad.

Los entes de seguridad destacaron con esta operación la desarticulación de una red traficante de carburante. No obstante, hasta el momento no se ha detenido a nadie vinculado a esta red.

Pero más allá de desarticular ese tráfico de combustible, la operación deja en el aire un sin número de interrogantes. Este caso es ¿robo, tráfico o negocio?

De interés: Consorcio Siglo 21: otro «lunar negro» de COALIANZA; aquí contamos su historia 

¿De dónde salió esa cantidad de combustible?

En la zona de Campo Rojo se encontró el fuerte cargamento del bunker. En primera instancia, no se establece de cuál refinería (de las dos que hay en ese sector) salió dicho carburante.

El Bunker proviene de la primera etapa del proceso de refinación, es viscoso (espeso) y tiene un alto contenido energético. Este se usa en calderas, hornos y para las plantas de generación energética. Entre más alto es el nivel de viscosidad de este combustible, mayor es su validez.

La vocera de FUSINA, Eny Vega, mencionó que están investigando para establecer si hay alguna empresa maquiladora involucrada en la compra de este producto. Es del conocimiento público que algunas maquilas de la zona norte tienen calderas para tener funcionando su maquinaria.

¿Será que hay maquilas comprando bunker «bajo bajo»? o ¿habrá otro tipo de rubro consumiendo este inflamable de manera ilícita?

En Campo Rojo, un lugar cercano al mar, se encuentra la Refinería Texaco. Al parecer las cisternas que salen de ahí hacen su recorrido muy cerca de las zonas donde se hizo el incautamiento.

Se maneja que desde hace mucho tiempo atrás, la práctica del robo de combustible en esa avenida es cotidiana. Primero eran grupos pequeños los que cometían el ilícito. A ellos se les conocía como «lateros». Se presume que hoy este actividad la maneja una organización criminal.

Algunos medios afirman que hace unos años llegó un expediente a manos de la Fiscalía de Lucha contra el Crimen Organizado, pero el caso fue desestimado. Se desconocen las razones por las cuales no se le dio el interés requerido.

Un punto que es intrigante es el hecho que la ubicación del lugar de almacenamiento del inflamable robado, no está en zonas escondidas. Por el contrario, se encuentra en un espacio visible a orillas de la calle.

Ante el cuestionamiento, las autoridades manifestaron que se le ha dado seguimiento y se dio con el lugar de escondite. Pero surge la pregunta, ¿por qué no hay capturas, al menos de sospechosos?, ¿por qué no había nadie en el lugar al momento del operativo?.

Cabe mencionar que los comunicadores sociales del puerto no dieron cobertura del decomiso supuestamente por temor a represalias.

 

Esta es la ubicación de las dos refinerías que hay en esa zona.

Pérdidas

Las estimaciones de las pérdidas por el combustible robado, se aproximan a los 3 millones de lempiras. Cada una de las cisternas tiene capacidad para transportar unos 9 mil galones de carburante. Según lo dicho por FUSINA, los barriles de bunker decomisado contenían entre 12 a 15 mil galones. Esto indica que la cantidad incautada equivale a casi dos cisternas de combustible.

El presidente de la Asociación Hondureña Distribuidora del Petróleo (ADHIPE), Juan Carlos Segovia, mencionó que las pérdidas por el robo de combustible son incalculables. Además, mencionó que esta situación no es reciente, sino desde hace muchos años.

Lea también: Puerto Cortés: decomisan 75 tanques de combustible supuestamente robados

Asimismo, señaló que dichas pérdidas se contraen en los gastos de operación, lo que afecta a las compañías gasolineras. Entonces ¿porqué nunca se han quejado?.

Asimismo, vale decir que la refinería nunca se ha pronunciado acerca del robo del combustible. ¿Cuál será la razón?.

Extorsión

Otro de los escenarios que surge para dar con el origen del aparecimiento del combustible en esos lugares es la extorsión. Esta podría ser una hipótesis a investigar y desestimar el robo.

Una de las formas de llevar a cabo la extorsión sería amenazando a los conductores de las cisternas. Sin embargo, está no se materializa con dinero, sino con barriles de los derivados del petróleo.

Permisos de operación

Una situación es que no se sabe del paradero de los dueños de los terrenos donde se encontraron los «maxicubos». Queda de tarea para los entes de investigación saber si los almacenes cuentan con permisos para operar.