Siglo 21: Tala masiva de árboles, ¿nuevo camino al modernismo en SPS?

547

En su camino hacia el «modernismo» de San Pedro Sula, Siglo 21 olvidó la importancia de preservar el medioambiente. Como si su concepto de desarrollo estuviese basado puramente en metal y concreto, arrasó con árboles antiguos y plantas, dejando un terreno árido en la 33 calle de la capital industrial.

El proyecto de ampliación a cuatro carriles del sector que va desde el Estadio Olímpico hasta el Polvorín, generó inconformidad en los ciudadanos de las colonias afectadas; tales como Guillén, Luisina, Brisas del Merendón y Perfecto Vásquez.

Lea también: ¿Siglo 21?: Los 10 “pecados” del puente a desnivel más cuestionado de SPS

Cabe destacar que antes de que los ingenieros y arquitectos de Siglo 21 pusieran mano en el terreno, esta zona era reconocida por su riqueza natural. A orillas de la calle, los conductores podían observar árboles que estaban mucho antes de formar las colonias.

Sin embargo, ahora todo el terreno se reduce a metros y metros de vacío donde los expertos de Siglo 21 planean construir dos carriles. ¿No se puede rodear un árbol?, preguntaba un ciudadano indignado por la tala de árboles.

A su vez, él mismo respondió: «Solo conocen línea recta estos ingenieros». Un aspecto importante es que cuando los ciudadanos esperan las unidades de transporte, enormes ráfagas de polvo se levantan. Algo que no ocurría anteriormente.

¿Quién concede los permisos de tala de árboles?

La División Municipal Ambiental (DIMA) es la encargada de extender los permisos y sería responsable directo de la masiva tala en el sector de la 33 calle. Y a pesar de ser expertos en el tema, no tomaron en cuenta el impacto que causaría en la zona.

No solo representa menos aire fresco y polvo, sino que eliminan los únicos espacios se sombra y en una ciudad calurosa como San Pedro Sula, deja a las personas sin escapatoria del sol y el calor.

Según el Reglamento Ambiental, en su última modificación en el 2016, el numeral cinco, artículo 86, capítulo 13, explica que quien reciba autorización para poda de árboles, deberá sembrar tres por cada árbol cortado y diez cuando sean árboles en veda.

Podría interesarle: Fátima Mena revela otro “pecado” del Siglo 21: usa “diseños de hace 20 años”

De la misma manera, deben comprometerse a brindarles mantenimiento preventivo por 18 meses. Las medidas son tomadas como concepto de «compensación ambiental».

Sin embargo, poco o nada reveló Siglo 21 sobre cuándo y dónde cumplirán con la exigencia. Claro está que el proyecto, en vez de mejorar la calidad de vida, mostró las deficiencias de la compañía.

Uno de los errores de Siglo 21: no socializar las obras con las comunidades afectadas. De la misma forma, no se esforzaron en informar y acercarse a los pobladores para escuchar sus inquietudes y problemas.