Increíble pero real. Serena Williams tuvo ventaja de 5-1 y servicio con 40-30 ante Karolina Pliskova en el tercer set, por los cuartos de final del Abierto de Australia. Pero llegaron fallos de la estadounidense, que buscaba igualar el récord histórico de la australiana Margaret Court, de 24 títulos de Grand Slam, más la frialdad de la checa para levantarse una y otra vez.

En total, Serena contó con cuatro match points, pero fueron pasando y finalmente la que ganó seis juegos consecutivos y se metió en semifinales de Melbourne fue Pliskova. Ahora el duelo entre ellas quedó 2-2, habiéndole ganado antes la europea a la norteamericana una vez en el US Open.

En aquel séptimo game fatídico, la perdedora, que parecía ya la vencedora, sufrió una pequeña torcedura en un tobillo. «Parece estar bien. Ahora mismo está bien, no sé cómo estará mañana. Ella jugó brillantemente en los puntos de partido en contra, jugando mucho a las líneas. Realmente estuvo increíble cuando tuve los match points», dijo la ex-N°1 y dueña de siete coronas en Australia.

«Hice todo lo que pude en esos puntos, no es que me rindiera en esos momentos o que no los gestionara bien, porque ella sacó su mejor tenis en esos tiros. No hice nada mal, simplemente ella fue mejor. No me gusta poner excusas”, señaló la tenista de 37 años, quien busca empatar la marca de Court, para colmo siendo mamá.

“Odio llamar al médico en la mitad del partido, para ser honesta. En ese momento no pensé que sería un gran problema, pensé que no lo necesitaba, así que decidí seguir adelante. No pensaba que luego fuera a volverse tan duro. Obviamente cometí algunos errores pero, como ya he dicho antes, Karolina jugó brillante en esos momentos clave, nunca había visto nada parecido. Quizá debería aprender de eso. La próxima vez que tenga bolas de partido a mi favor ante ella, intentaré poner un golpe imposible sobre la línea”, bromeó.

Serena Williams dominaba 5-1 en el tercer set y tuvo cuatro match points ante Karolina

“No es fácil para mí pasar por esta situación, pero me gustó mucho mi actitud. El gran objetivo para mí siempre es ganar el título, no sucedió esta vez ni tampoco desde mi regreso, pero voy a seguir intentándolo. Tarde o temprano sé que volveré a ganar. Ahora mismo la siguiente oportunidad de lograr ese 24º Grand Slam es Roland Garros, pero sé que todavía hay muchas cosas que hacer hasta llegar allí, lleva su tiempo”, afirmó.

“No sabría muy bien decir dónde me encuentro, ya sabes, desde el primer torneo que juego pensé que debía ganar, lo cual no es práctico. Sé que todavía hay muchas cosas que debo hacer para mejorar, otras serán simples coincidencias. Todavía no he discutido con Patrick acerca de mi calendario, así que creo que tendríamos que hacerlo. De momento tengo un correo de Indian Wells diciéndome que estoy dentro del cuadro final, veré…”

Sin dudas, debe digerir este durísimo golpe, poco visto en alguien de semejante categoría. Pero sabe que debe levantar cabeza cuanto antes, en busca de nuevos retos.