INGLATERRA.- Se nos acaban las palabras para definir lo que está haciendo Serena Williams en este torneo de Wimbledon 2018.

Resultado de imagen para serena williams
Serena se metió a las semifinales de Wimbledon.

Después de un 2017 lleno de altibajos personales, problemas de salud y una nueva etapa como madre, la de Saginaw parece haber recuperado su instinto competitivo. Regresará este jueves a una nueva semifinal de Grand Slam.

Su victoria de hoy empezó a escribirse con algo de drama, pero Camila Giorgi no fue capaz de aguantar el nivel del primer parcial (3-6, 6-3, 6-4).

No obstante, el nivel de la norteamericana subió hasta un escalón donde ninguna es capaz de llegar. Otra página de oro en el historial de una tenista de leyenda.

Nadie esperaba un inicio así de partido. Ni el padre de Camila. Puede que el error estuviera en infravalorar a una jugadora que nunca logró un gran resultado en Grand Slam; alguien que lucha cada temporada por mantenerse en el top 50 o alguien tan irregular que todavía no sabemos por qué a veces encuentra esa sintonía especial con la hierba.

Con todos estos datos, ¿quién iba a imaginar un 6-3 a favor de Camila?

Ya si caemos en la comparación directa, la italiana tiene 71 títulos menos que la estadounidense. Eran dos mundos extremos que chocaban en el jardín de Serena, allí donde todavía no había perdido un set en cuatro partidos; la Catedral donde acumulaba 18 victorias consecutivas.

La menor de las Williams tenía que perder un set para darse cuenta de la oponente que había al otro de la red.

Resultado de imagen para serena williams vs camila
Serena Williams clasificó a las semifinales de Wimbledon.

Asimismo lo perdió, vaya si lo perdió. De hecho, a punto estuvo de empezar el segundo set también en desventaja cuando apenas llevaban dos juegos disputados.

Fue justo ese juego el que le sirvió a Serena para despertar y por fin darse cuenta que el desafío de hoy era mucho más grande del que pensaba.

Imagen relacionada
Camila Giorgi quedó eliminada tras perder contra Serena.

Justo al siguiente juego, break y a remar hasta la orilla. El partido se igualaba a un set gracias a dos buenos acelerones de ambas tenistas; por delante un parcial definitivo con todo en el aire. No faltaba ni un solo ingrediente sobre la mesa.