“El señor necesitará su amor y apoyo en los próximos años”: Jueza a esposa de Fabio Lobo

2686
Fabio Lobo
Según información, al momento de dar lectura a la sentencia de Fabio Lobo este se puso a llorar enfrente de todos los presentes.

 Redacción. Fabio Lobo, hijo del expresidente hondureño Porfirio Lobo, fue sentenciado en Estados Unidos a 24 años de prisión por el delito de narcotráfico.

Al final de un largo discurso, la jueza federal Lorna Schofield, le dedicó unas cortas palabras a la esposa de Fabio, Cinthia de Lobo.

“El señor Lobo necesitará su amor y apoyo en los próximos años”, le dijo Schofield a Cinthia.

La esposa del narcotraficante hondureño se levantó del banquillo en el que se sentaba para escucharla y, luego  se puso a llorar.

Schofield dijo que pensó su sentencia muy seriamente y que sopesó el hecho de que Lobo es joven (46 años) y tiene tres hijas.

Fiscal de EEUU: Fabio Lobo tiene la pena que sus crímenes merecen

También, el hecho de que no se hizo millonario apoyando las operaciones de tráfico de drogas, sino que más bien ganó poco dinero. Sin embargo, la jueza manifestó que quiso sentar un ejemplo para otros en Honduras y otros países que actúen como Lobo.

Fabio se declaró culpable el año pasado de asociación delictiva para traficar cocaína a Estados Unidos y lleva casi tres años preso.

Las audiencias sobre su caso en la corte federal de Manhattan cubrieron las portadas de los diarios. Esto, después de que un exlíder de “Los Cachiros”, Devis Leonel Rivera Maradiaga, testificara en marzo que pidió apoyo logístico a Lobo varias veces.

Según Rivera Maradiaga, el “apoyo logístico” era para sus operaciones de narcotráfico. Además, que pagó miles de dólares al expresidente Lobo Sosa a cambio de asistencia para llevarlas a cabo.

Cabe mencionar, que el exmandatario hondureño siempre ha negado esas acusaciones que lo vinculan con el narcotráfico.

 

Sentencia a Fabio Lobo

El narcotraficante hondureño, purgará más de dos décadas de cárcel en EE.UU.

Lobo rompió en llanto ayer martes mientras leía un escrito a la juez Schofield. En el mismo, pidió perdón al pueblo de Estados Unidos, Honduras y a su familia.

“Fui vulnerable a pesar del consejo de mi padre, sin necesidad de hacerlo, ya que he tenido todo en mi vida”, exclamó Fabio. Seguidamente, agregó que “no medí las consecuencias del daño que todo esto ha causado a mí y a mi familia”.

Según los fiscales, el cartel de “Los Cachiros” avisó entre cinco y ocho veces a Lobo de la llegada de drogas para que ofreciera protección en caso de que las autoridades interceptaran los cargamentos.

Porfirio Lobo fue presidente de Honduras entre 2010 y enero de 2014.

Podría interesarle:  Fabio Lobo pidió perdón a Honduras y desvinculó a su padre en delitos

La fiscalía pidió cadena perpetua para Lobo (hijo). Alegó que el caso puede servir como ejemplo en países latinoamericanos. En estos países el sistema político es corrupto y tiene lazos con el narcotráfico.

“Es un grave problema que este caso precisamente muestra”, señaló el fiscal Emil Bove.

Ante ello, la fiscalía estadounidense determinó una condena de 24 años de prisión y una multa de 50.000 dólares; además de cinco años de libertad condicional.

 

 Lobo y “Los Cachiros”

Testimonio de uno de los ex líderes del cártel de «Los Cachiros», Fabio fue de mucha ayuda para poder traficar la droga.

El caso destapó un escándalo político en Honduras. Confirmó las sospechas sobre cómo la corrupción  contribuyó a que el país se transformase  enepicentro del tráfico de droga.

Rivera Maradiaga testificó que pagó al menos 500.000 dólares al expresidente Porfirio “Pepe” Lobo. Esto, a cambio de protección para llevar a cabo operaciones de tráfico de drogas. El exmandatario, comentó Rivera, le prometió que no le extraditaría.

“El presidente cumplió su promesa de que no se nos tocaría mientras él fuese presidente. Y de hecho puso a su hijo como interlocutor para protegernos, para ayudar a Los Cachiros”, indicó Rivera.

El exnarcotraficante, admitió con gélida calma, haber causado la muerte de 78 personas. Ante ello, explicó que su familia se encuentra en Estados Unidos por miedo a que el ex gobernante hondureño, policías u otros políticos hondureños, asesinen a sus parientes debido a su cooperación con las autoridades estadounidenses.