TEGUCIGALPA. El nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que Honduras pretende firmar este 2018, podría no ser tan beneficioso para la mayoría de la población, según analistas.

Economistas han previsto que este acuerdo con el FMI se firmaría en el último trimestre del año. Cabe mencionar que el último acuerdo entró en vigencia el 4 de diciembre del 2014 y venció el 3 de diciembre del 2017.

Por haber superado la quinta y sexta revisión, Honduras tuvo acceso a un desembolso a un poco más de 109.6 millones de dólares (más de 2,600 millones de lempiras).

Lea también: Quedan abolidos cobros ilegales que implementarían a pacientes del HEU

En octubre del 2017, el directorio del FMI aprobó la quinta y sexta revisión del desempeño de Honduras en el contexto del programa económico respaldado por un acuerdo Stand By de tres años de vigencia y un mecanismo de crédito Stand By.

Ventajas

En ese sentido, el nuevo acuerdo con el FMI generaría beneficios para la economía nacional.

De acuerdo al reconocido economista, Claudio Salgado, este préstamo beneficiaría con una mejor disciplina fiscal.

Además, se exigiría mayor transparencia en gastos públicos; “en el manejo de los fideicomisos por ejemplo”, citó Salgado.

De igual forma, la situación financiera de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica sería beneficiada.

Asimismo, la revisión de las exoneraciones “podría ser un tema en que ellos establezcan metas”, aseguró el economista.

Privatización

FMI
Claudio Salgado asegura que son más los factores negativos que positivos a través de este acuerdo.

A pesar de esto, las desventajas o consecuencias de un nuevo acuerdo con el FMI, serían mayores a las ventajas.

“Lo negativo es que se va seguir restringiendo la masa salarial del sector público, eso significa más despidos”, aseveró salgado.

De la misma forma, aseguró que se va a exigir que se implemente la ley de protección social; “esto significa la privatización de la salud”.

Asimismo, confió que se va crear un régimen de previsión social único; “eso va en contra de las personas que tienen ciertos beneficios con los institutos establecidos”, citó el profesional de la economía.

“El gobierno solo se va quedar dando una pensión base, y si usted quiere una pensión más alta, va tener que ir a una administradora de fondos de pensiones”, explicó.

También, entre otros sectores que serían privatizados destaca la educación y la salud, según Claudio Salgado. “Ya sería una profundización de un modelo neoliberal, deshumanizante”, dijo.

El pueblo es el sacrificado

Asimismo, el FMI no estaría preocupado por la pobreza ni la población más desprotegida al llegar a este acuerdo.

“Solo les importa la parte macroeconómica, y que Honduras pueda pagar la deuda que tiene” aseguró Salgado.

“Lo que dicen de combatir el desempleo y la pobreza, es una retórica de ellos, porque en la práctica no les interesa”. En ese sentido, Salgado afirmó que el sacrificado con este tipo de acuerdo siempre ha sido el pueblo.

“Desde el 2009 siempre ha sido así, y con mayor fuerza desde el 2013 a la fecha, desde que se aprobó el ‘paquetazo”, citó.

Por último, explicó que desde ahora el gobierno hondureño se está anticipando a los requisitos impuestos por el FMI. Por lo que en los próximos meses varias de estas negativas se verán reflejadas en su mayor parte en la clase obrera del país.