Cuando Luisito Rey se da cuenta del talento musical que tenía su hijo mayor, al que familiarmente apodaban Mickycreyó encontrar en él la salvación a todos sus problemas financieros. Y comenzó a imponerle al niño un régimen muy duro de ensayos, mediante el que quería, entre otras cosas, quitarle el acento castizo.En el primer capítulo de la serie de Netflix se puede ver el debut de Luis Miguel sobre el escenario de un cabaret en Ciudad Juárez, México, con apenas 10 años.

Ese sería el comienzo de un largo periplo para el cantante que, como su padre, debió acatar las órdenes familiares sin derecho a hacer ningún tipo de reclamo. El extremo de eso se vio en la sexta entrega de la serie, donde se reveló que Luisito ordenó a su hijo, ya un artista en ascenso, a consumir efedrina para combatir el cansancio de las largas jornadas de grabaciones y shows.

 Play

La carrera de Luis Miguel crecía con presentaciones en distintas partes del mundo y gran repercusión. La interna familiar era cada vez más difícil por la personalidad autoritaria de Luisito. Su vida de noches interminables y las recurrentes infidelidades a la madre de sus hijos.

La increíble desaparición de Marcela Basteri, en 1986, no hizo más que sumarle misterio a una historia que hasta el día de hoy no se termina de aclarar.

Según la reconstrucción que realizan las biografías de Luis Miguel, la mujer se separó del padre de sus hijos y se instaló en Italia, donde dio a luz a su tercer niño, Sergio.

«Marcela no aguantó más. Desesperada y asustada por el cariz que tomaron las peleas con Luisito, harta de la promiscuidad cada vez más intensa y descarada de su pareja, hundida por la manipulación llena de mentiras de la que era víctima», revela Luis Miguel. La historia.

Esta situación asustó a Luisito Rey, quien sabía que Basteri guardaba muchos secretos que podrían perjudicarlo. Entonces, luego de insistir por mucho tiempo, la citó para que se encontraran en España.

De aquel viaje se tienen pocos datos. Basteri, que entonces tenía 39 años y estaba muy deteriorada físicamente por la dura vida que estaba llevando, se trasladó hasta Madrid. Desde allí se habría comunicado con sus familiares italianos por teléfono.

«Después de eso se esfumó. La tierra se la tragó. Desde entonces,  a principios de septiembre de 1986 no hay una sola señal de vida de la mamá de Luis Miguel». Así revela la biografía del artista.

Ante esta situación misteriosa, primero Luisito Rey eligió mantener silencio. Pero, más adelante, logró instalar ante la prensa la idea de que Basteri se había ido con otro hombre. Había abandonado a su familia. Hasta la actualidad, se desconoce su paradero.

ALÉJATE DE MÍ, NO HAY NADA MÁS QUE HABLAR

Tal como se puede ver en los últimos capítulos de la producción de Netflix, la relación de Luisito con su hijo mayor se quebró de manera definitiva cuando el cantante comenzó a despegar artísticamente hacia fines de los años ’80. En particular, cuando llegó a la mayoría de edad y quiso tomar él mismo las riendas de su carrera.

Es que Luis Miguel iba obteniendo, ante cada paso que daba, pistas de los manejos turbios de su padre.

Según biografía del Sol de México, en 1988 padre e hijo compartieron una de las últimas cenas navideñas. Luego, Luisito intentó aproximarse al artista de distintas maneras, pero no había caso.

Deprimido, se instaló en Barcelona. «Luis Rey alternaba su angustia con nuevos proyectos. Disponía de dinero. También de los fondos desviados de la empresa de Luis Miguel», sostiene León Herrera en su trabajo. En esa época, siguió consumiendo alcohol y drogas, por lo que su cuerpo empezó a dar muestras de debilidad.

«El desquiciamiento constante en el que vivía era una bomba de relojería permanente amenazando su salud. A él no le importaba nada. Un día antes de desencadenarse la crisis que acabó con su vida salió con dos prostitutas (…). Seguía bebiendo de manera muy exagerada», detalla Luis Miguel. La historia.

En una de las primeras escenas de la ficción, Luis Miguel se entera de que internaron a su padre

En la madrugada del 30 de noviembre de 1992 Luisito Rey no resistió una fuerte ingesta de alcohol y cocaína. Por eso debió ser internado.