Sebastian Vettel ganó esta vez la partida a su máximo rival en el campeonato, Lewis Hamilton, llevándose la victoria en Spa-Francorchamps tras una gran salida, la quinta de este 2018 para él. El alemán supera ya el número de victorias de Alain Prost y es tercero en el ránking. Sainz finalizó undécimo y Alonso quedó eliminado en la primera vuelta tras un accidente.

Tocaba remontada para Carlos Sainz que partía decimonoveno por la sanción tras el cambio de motor. Optaba por gomas medias, el compuesto más duro aquí para intentar retrasar al máximo su parada. Pero la salida deparaba, como muchas otras veces, un importante golpe de guión. Salía bien Hamilton mientras por detrás, Nico Hulkenberg envestía a Fernando Alonso haciendo volar al McLaren lo que obligaba al Safety Car a hacer su aparición en el circuito.

Kimi Raikkonen recibía un golpe también y pinchaba su rueda mientras Ricciardo con problemas también se iba al garaje son alerón trasero.  Aprovechaba el desconcierto Vettel para adelantar a su rival y liderar la carrera, y es que la venganza es un plato que se sirve frío, y eso debió pensar Seb cuando puso metros, y puntos, entre perseguidor y él. Mientras tanto Kimi como Alonso se veían obligados a abandonar junto con Leclerc y Hulkenberg.

La reanudación la aprovechó el alemán para poner distancia con su perseguidor y evitar que éste le devolviera el adelantamiento. Lo mismo hacía Verstappen para pasar a los dos Force India y colocarse tercero. Por detrás empezaba la remontada de Bottas que avanzaba plaza a plaza mientras que Sainz se instalaba en la decimotercera posición.

La carrera se centraba entonces en la pelea entre Seb y Lewis. No le sirvió la parada en boxes al británico que salió detrás del alemán que aguantó un poco más sus gomas. Una parada limpia en Ferrari lo mantuvo líder con una diferencia de dos segundos con el Mercedes. Mientras, Bottas remontaba poco a poco hasta la sexta  plaza con los dos Force India en su punto de mira.

Por detrás, ponían emoción a una carrera tranquila Ericsson y Hartley que se repasaban una y otra vez peleando por la décima plaza. Por su parte, abandonaba Daniel Ricciardo cerrando un muy mal fin de semana para él y su RedBull.

Progresaba poco a poco Carlos Sainz que se acercaba a los puntos tras deshacerse de Sirotkin y Stroll y colocarse undécimo. Por delante Bottas perseguía la cuarta plaza en la que estaba instalado Pérez. Lo conseguía a falta de cuatro vueltas con un adelantamiento limpio ante el que nada pudo hacer el mexicano. Vettel aumentaba más y más su distancia con Hamilton.

Al final, podio multicolor en Spa con tres monoplazas distintos, el Ferrari de Vettel, el Mercedes de Hamilton y el RedBull de Verstappen. Sainz finalizó undécimo, muy cerca de los puntos.