Saqueos en empresas privadas superan los Lps. 3 mil millones

108
saqueos en empresas privadas
Una de las tantas empresas privadas saqueadas durante las protestas en Honduras.

Tegucigalpa, Honduras. Los representantes de la industria y comercio informaron que a consecuencia de los saqueos que se han dado en los últimos días, se oscilan perdidas millonarias de aproximadamente 3 mil millones de lempiras.

En ese sentido, el director ejecutivo de la Cámara de Comercio, Rafael Medina, explicó por medio de una entrevista, que tanto el comercio, servicio, agricultura y ganadería han sido afectados.

Según informe, por cada día que Honduras se paraliza las pérdidas en el producto interno bruto (PIB) son grandes. En ese caso, se contabilizó que diariamente se dejan ir unos 1,400 millones de lempiras.

El director ejecutivo de la Asociación hondureña de Procesadores de Leche (Aproleche), Edgardo Leiva, especificó que el pasado jueves, viernes, sábado y domingo, la economía prácticamente estuvo parada por estos hechos que ocurrieron en el país.

“Nosotros lo que le pedimos al Gobierno es que le ponga un alto a este conflicto porque los afectados somos nosotros, el pueblo hondureño”, aseveró Leiva.

Cabe señalar que la paralización de la industria y el comercio ha frenado al menos 5,500 empleos por hora. Mismos que serían brindados en esta temporada navideña. Otro de los problemas que ha dejado el conflicto político es la pérdida de cientos de trabajos.

Te puede interesar: Toque de queda ahora será de 8:00 pm a 5:00 am durante seis días

Unos 30 años de cárcel podrían purgar los saqueadores

Las autoridades penales anunciaron que las personas que saqueen negocios podrían pagar una pena máxima de 30 años de cárcel.

En ese sentido, los ciudadanos serán acusados por los delitos de robo; el cual según el Código Penal en su artículo 217 contempla una condena de 5 a 9 años de cárcel. Asimismo, por daños que tienen una pena de 3 a 5 según el artículo 254.

Además, pueden ser acusados por asociación ilícita que es penado con 20 a 30 años de cárcel. Ya hay personas enjuiciadas por el delito en la zona norte del país.