Santos Nolasco, el extracto de humildad que da la cara por FUSINA

1235
El teniente coronel Santo Nolasco, un hombre de tierra adentro que gracias a su esfuerzo y el amor al estudio ha alcanzado lo que se ha propuesto en las Fuerzas Armadas.

TEGUCIGALPA- La tenacidad en la vida y el espíritu de superación en toda su existencia, le han permitido ir alcanzando paso a paso los logros que se ha propuesto, desde que salió de su humilde vivienda para llegar hoy a ser uno de los más reconocidos oficiales de las Fuerzas Armadas.

Las largas caminatas durante tres horas que realizaba para llegar a su centro escolar, no fueron impedimento para que se forjara un norte, en su vida y que casi cuatro décadas después, se forjara un nombre en la sociedad.

El teniente coronel de Justicia Militar, Santos Marco Nolasco Guifarro, de cuna humilde, hoy por hoy es reconocido por su esfuerzo académico que lo convierte  modelo de superación para  llegar a la meta de ser uno oficiales de las Fuerzas Armadas.

Aunque su vida castrense no procede de una graduación en una academia militar, ha hecho suyo el adagio que “quien lo quiere, lo puede”, porque gracias al estudio logró cumplir su sueño de ser parte de la oficialidad de las Fuerzas Armadas.

Actualmente logró ascender al alto rango debido a los logros académicos de educación superior; su vida militar quedó marcada por su primer título que alcanzó en el año 1993 de licenciado en Periodismo, lo que le da su primer ascenso como oficial.

´”El origen mío es de extractos muy humildes, de una familia de agricultores, en esa época había muchas restricciones económicas y mucha dificultad para estudiar; para poder ir de primero a cuarto grado caminaba unos 25 minutos, pero de de cuarto a sexto grado estaba caminando más o menos unas 6 horas”, comentó con nostalgia recordando a su natal San Jerónimo, Jesús de Otoro, Intibucá.

Era muy difícil porque no había carreteras, eran caminos de herradura, había que cruzar ríos, mojarse, aguantar sol, antes de cumplir tareas de la escuela había que cumplir con las de la casa, agregó.

Nuestros padres nos enseñaron a desarrollarnos en la vida e ir sorteando aquellos obstáculos y así obtener algún nivel de éxito en la vida, recordó con alegría.

PADRE
Sin embargo, es su progenitor quien le demuestró que si se quiere algo hay que luchar para alcanzarlo, recnoció.

“En ese tiempo mi padre decidió que yo iba a estudiar, porque en ese entonces nadie lo hacía en mi aldea por los problemas de salida de ahí”, y eso quedó demostrado, ya que de 11 hermanos que procrearon sus padre, solo tres de ellos lograron concluir una carrera de secundaria y únicamente él una universitaria.

Su deseo de seguir en el mundo del conocimiento y no quedarse estancado, como miles de hondureños de tierra adentro, le hizo tomar sus maletas para trasladarse a la Escuela Normal de Occidente en La Esperanza, Intibucá.

Me gradué de maestro y trabaje dos años; con lo que ahorré estos dos años, decidí ingresar a la Academia Militar en 1985, pero por circunstancias de la vida salí de ella en el 87, pero me trasladaron al Primer Batallón de Infantería, donde fui ascendido a los pocos días a sargento raso por los estudios que había realizado.

PERIODISTA
Pero su tenacidad por lograr sus metas, lo lleva a ingresar a la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) en 1989, donde con sacrificios de tiempo y económicos logra graduarse como periodista cuatro años después.

“Gracias al titulo que saque pude ascender, ese fue mi primer ascenso al grado de subteniente auxiliar de Relaciones Públicas, fue un 11 de diciembre de 1993 y fui asignado como jefe de Relaciones Públicas del Instituto de Previsión Militar (IPM)”, recordó con orgullo.

Nolasco reconoce que con el título de Periodismo no podría pasar de capitán, por lo que decidió seguir estudiando porque así se puede llegar hasta el grado de general.

“Siempre comprendí que el estudio abre puertas, inmediatamente que ascendí y que me gradué de periodista, analicé que me gustaba la carrera; comencé a estudiar la carrera de Derecho y con limitaciones obtuve el título en Licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales, posteriormente el de Abogado”, señaló.

Su primer título universitario, el de Licenciado en Periodismo, le encaminó en la vida. Acá recibiendo su diploma de manos del ex director de la escuela de Periodismo, Ramiro Sierra.
Su primer título universitario, el de Licenciado en Periodismo, le encaminó en la vida. Acá recibiendo su diploma de manos del ex director de la escuela de Periodismo, Ramiro Sierra.