Santa Bárbara: Dos menores y su madre olvidaron campaña de pólvora

244
quemados
Santa Bárbara: Dos menores y su madre resultan quemados por pólvora

REDACCIÓN.-Tres personas más resultaron con quemaduras a causa de maniobrar artefactos de pólvora en Honduras. Dos de ellos son menores de edad.

El lamentable incidente ocurrió en Santa Rosa de Copán, occidente de Honduras. En lo que va del año se registran ya cuatro víctimas por manipulación de pólvora.

En este sentido, la adulta, madre de los niños, junto con los dos pequeños, fueron trasladados al Hospital Mario Catarino Rivas de San Pedro Sula.

Sin embargo, uno de los menores tiene seis años fue remitido a la unidad de quemados del Hospital Escuela Universitario (HEU). Su estado es considerado de gravedad.

El pequeño presenta quemaduras de tercer grado en todo su cuerpo. Uno de sus médicos  indicó que el niño tiene el 90 por ciento de su cuerpo afectado.

Además, se detalló que le menor  está siendo intervenido quirúrgicamente para salvaguardar su vida.

“Las imágenes son impactantes, es por eso que pedimos a los padres de familia que sus hijos no manipulen pólvora, hoy es 1 de diciembre y ya se presentan estos casos”, arguyó un de sus galeno.

Se presume que la madre y los pequeños trabajan en una fábrica de elaboración de pólvora.

Quemados por pólvora

Días atrás, llegó al Hospital Escuela Universitario (HEU) el primer quemado a causa de la pólvora. La víctima es un joven procedente de una comunidad de Intibucá.

José Ángel Gonzáles (23) contó que celebraban una feria en conmemoración al Apóstol Santiago y un mortero le estalló en su mano.

“Fue el martes, yo no estaba tirando cuetes, más bien estaba largo de donde los estaban tirando”, narró el joven.

Con la voz pausada, José Ángel relató: “había un -mortero- que un chavo lo tiró y no había explotado. Pero al rato yo fui a recoger la bomba. Cuando lo agarré me explotó en la mano”.

Joven se pregunta como trabajará ahora

El joven es agricultor y dijo que su trabajo depende mucho de sus manos. “Es la mejor que tengo, era la que mejor me servía para agarrar la herramienta”.

Cabizbajo balbuceó “ahora con mi mano así va ser algo complicado para trabajar. Quemarse con pólvora es lo más terrible que puede pasarle a un humano”.

Acostado en la camilla de hospital la primera víctima de la pólvora recomendó a los padres vigilar a sus niños en las fiestas navideñas.