Sanción del decreto que deroga la o Ley Mordaza del Código Penal trae suspiros

166
artículo 335-B
La sanción produce un suspiro para los periodistas de Honduras

TEGUCIGALPA, HONDURAS- El presidente del Colegio de Periodistas de Honduras (CPH), Dagoberto Rodríguez, alabó la acción del Poder Ejecutivo que sancionó el decreto que deroga el artículo 335-B, o Ley Mordaza, del Código Penal.

A través de su cuenta de twitter, Rodríguez manifestó: «por fin nos quitamos de encima esa amenaza a la libertad de expresión». La noticia la dio a conocer el secretario de la presidencia, Ebal Díaz. 

Díaz subrayó que ya fue sancionado y a la vez saldrá publicado en el diario oficial La Gaceta. Saldrá con fecha del 12 o 13 de septiembre de 2018.

Comentó que no se hizo ninguna observación; ninguna a la reforma del Código Penal.

Varios sectores lucharon por la derogación de este artículo. Era considerado como una violación a la libertad de expresión.

El artículo 335-B establecía que “quien públicamente o a través de medios de comunicación o difusión destinados al público hiciere apología, enaltecimiento o justificación del delito de terrorismo o de quienes hayan participado en su ejecución o, incitare a otro u otros a cometer terrorismo o financiamiento de éste, debe ser sancionado con pena de cuatro (4) a ocho (8) años de prisión”.

El 5 de junio el Congreso Nacional aprobó la derogación del artículo 335-B del Código Penal.

Lea también: CN: diputados rectifican y aprueban derogar por completo artículo 335-B

Su aprobación daba paso libre para encarcelar a periodistas 

La moción de la reforma fue presentada en febrero del 2017 por el diputado, Óscar Álvarez.

Consideró que se debe encarcelar a los periodistas que mediante sus publicaciones en los medios de comunicación promuevan la “apología del odio”.

Por otra parte, en ese momento, parlamentarios de la oposición consideraron que la nueva figura es para meterle miedo a aquellos periodistas independientes que auditan al Gobierno.

Asimismo que el actual Código Penal ya establece las penas en contra de quienes fomenten la apología del odio. Pero ahora se ha particularizado metiendo a los medios de comunicación como autores directos.