30.1 C
San Pedro Sula
martes, mayo 24, 2022

Saludar a un conocido facilitó ataque contra “el olanchano” y su guardaespaldas

Debes leer

SAN PEDRO SULA. Luego de que el líder de Los Olanchanos y su guardaespaldas fueron acribillados a balazos el martes en horas de la tarde en una gasolinera del sector Satélite de la capital industrial de Honduras, han surgido varias interrogantes sobre el crimen.

Las víctimas se identificaron como Óscar Daniel Rodríguez, y su guardaespaldas, Mario Medina. En primera instancia, surgen interrogantes del porqué “el olanchano” dejó el vehículo si su acompañante ya estaba echando combustible.

Asimismo, la pregunta de por qué en las imágenes difundidas parece como si las víctimas cruzan palabras con los hechores. ¿Se percataron que los iban siguiendo? ¿Por esa razón se detuvieron en la gasolinera? ¿Cuál es la hipótesis acertada sobre el crimen?

Nota relacionada: Líder de “Los Olanchanos” acribillado en la Satélite salió de prisión en abril

Narración de los hechos

Rodríguez y Medina se transportaban en un vehículo Toyota Hilux 3.0 de color blanco y blindado. Versiones en poder de Tiempo Digital indican que ambos llegaron con normalidad a la estación para abastecerse de combustible.

El vehículo en el que llegaron tenía el agujero del tanque en el lado izquierdo, y la bomba de combustible que necesitaban estaba ocupada en ese momento. El guardaespaldas bajó para esperar el turno para echar la gasolina, Rodríguez se quedó adentro.

De pronto, el líder de Los Olanchanos miró a un conocido en ese lugar y se bajó a saludarlo; justamente era la persona que echaba combustible en la bomba que esperaban. Como él, este ciudadano (género no identificado) estaba llenando su tanque.

En el lapso de tiempo que él sostiene la conversación con esta persona, el vehículo tipo camioneta con cuatro individuos a bordo, llegó. Vestidos con uniformes de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) se bajaron tres; el cuarto quedó al volante.

Ubicaron la camioneta de tal forma que aunque “el olanchano” y su guardaespaldas quisieran huir, era imposible, el camino estaba bloqueado. Con armas de grueso calibre en mano, AK-47, se dirigieron a Rodríguez; quien para proteger a su conocido, le cerró la puerta del carro donde se transportaba.

En las imágenes puede verse cómo Rodríguez trata de proteger a su conocido. Cuando los sujetos vestidos con chalecos de la ATIC llegaron apuntándole, él levantó sus brazos en señal de desarme. Luego cerró la puerta del vehículo azul. Los niños en la paila fueron testigos del hecho sangriento que se suscitó a continuación.

Los tres sujetos se aproximaron a Rodríguez y dijeron: “somos de la policía, quedate quieto” (según versiones de testigos). Dos de ellos procedieron a registrarlo, mientras el tercero revisaba el interior de su carro blanco. Luego, tomaron distancia.

En ese momento iniciaron los disparos. Los sujetos armados dispararon a quemarropa a Rodríguez y los disparos lo impactaron en el rostro y cabeza. Su cuerpo cayó inerte y tanto su conocido como los demás pasajeros de ese vehículo azul presenciaron su muerte.

El guardaespaldas, al ver que su jefe había caído, quiso defenderse. Disparó con un arma de menor calibre y supuestamente hirió a uno de los hechores. Sin embargo, el poder de las armas enemigas era mayor. Inmediatamente le dispararon hasta quitarle la vida. Los disparos también impactaron su rostro y cabeza.

Tras ejecutar el crimen, los responsables se dieron a la fuga con dirección desconocida.

El ambiente en la gasolinera fue de fragilidad, terror, lágrimas y pánico. Ambos cadáveres quedaron en el suelo. El de Rodríguez junto a un charco de sangre y parte de su cráneo destrozado.

Inicialmente se manejó que las víctimas sabían que los seguían pero esa hipótesis está descartada. Ellos, como cualquier ciudadano, llegaron a adquirir combustible como casi siempre.

Rodríguez es residente en los sectores aledaños. Rápidamente sus familiares se aproximaron a la escena del crimen. La esposa del líder de Los Olanchanos llegó al lugar y comenzó a llorar sobre el cadáver de su compañero de vida.

Mientras tanto, familiares de Medina, el guardaespaldas, tardaron en darse cuenta de la tragedia. Mensajes de dolor inundaron el perfil personal del joven con no más de 25 años.

Luego del crimen se montaron diversos operativos en zonas cercanas. Largas filas y lentitud en el flujo vehicular reportaron los ciudadanos. La gasolinera, por su lado, permaneció prácticamente vacía durante todo el día.

El miedo se apoderó de los ciudadanos que, usualmente, acostumbraban a pasar para abastecerse de combustible en esa estación del sector Satélite.

Aclaración de la ATIC

Horas después del repudiable hecho que creó un estado de incertidumbre en los pobladores de la colonia Satélite, las autoridades de la ATIC se pronunciaron.

Jorge Galindo, portavoz de la ATIC, dijo que los malhechores no son agentes y que ellos pertenecen a alguna estructura criminal. “Están utilizando indumentaria falsificada de la ATIC, como otros que andan indumentaria policial y militar”, dijo.

Lea también: Asesinos de líder de “Los Olanchanos” estaban vestidos como agentes de la ATIC

Por otra parte, se maneja como hipótesis principal un ajuste de cuenta entre familias. Sin embargo, sobre el paradero de los responsables no hay pistas. Se informó que en la colonia Aurora ejecutaron allanamientos y encontraron el vehículo utilizado en el crimen.

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido