Salud despide y sanciona empleados involucrados en entierro e incineración de medicamentos

407

TEGUCIGALPA. Los empleados de Salud que estuvieron involucrados en el entierro de medicamentos en el Hospital Regional de Danlí, y los que participaron en la incineración en San Francisco de Ojuera, en el departamento de Santa Bárbara recibirán sus sanciones en los próximos días informó esta mañana la ministra de Salud, Yolani Batres.

La funcionaria especificó que desde la semana pasada se enviaron las notificaciones de las sanciones que se les hizo al menos a 13 personas en el Hospital de Danlí al oriente de Honduras en la que se sancionó a cinco personas con la suspensión de labores sin goce de salario y se les cambiaron funciones se despidieron tres de forma definitiva del sistema.

En tanto que  el resto deberán cumplir las sanciones que se determinan la ley de Servicio Civil al tiempo que aclaró que están  buscando el asesoramiento con la Procuraduría General de la República para buscar un mecanismo legal para obligar a estas personas a pagar el monto de los medicamentos que en este caso sobrepasan los 100 mil lempiras.

“Nosotros le pedimos a la PGR un mecanismo legal para que estas personas que no fueron despedidas y solo sancionadas repongan este bien que fue destruido sin haber hecho las pruebas de calidad y si haber hecho ninguno de los debidos protocolos y según hemos hablado con la región de empleados que alegan que fue involuntario pero este “error” tiene un precio y lo más saludable es que estas personas sancionadas repongan el medicamento”, explicó.

La galena detalló que entre los despedidos ocupaban cargos importantes en el almacén y fueron los que ejecutaron la destrucción de las medicinas sin ninguna justificación.

El entierro de medicamentos en su mayoría con fecha de vencimiento para el 2017 asciende a 100 mil lempiras.

Este hecho trascendió en los medios de comunicación en los primeros días de julio y según se conoció los mismos fueron enterrados con una retroexcavadora.

Cabe recordar que a pocos días de que se puso al descubierto el entierro  de medicamentos, sorprendió a la opinión pública nacional la incineración de otro lote de medicinas   en San Francisco de Ojuera, Santa Bárbara.

Entre los fármacos vencidos y quemados están: 850 cápsulas prenatales; 625 tabletas de ácido fólico; 200 cajas de doxiciclina; 100 de tetraciclina y 80 de hidrocortisona. Por ambos hechos las autoridades de Salud realizaron nueve audiencias de descargo en El Paraíso, y tres en Santa Bárbara.