Ryan Lochte y nadadores de EEUU habrían creado falso asalto en Río 2016

335

Una de las noticias más misteriosas que han deparado los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro ha sido la que ha afectado a los nadadores estadounidenses Ryan Lochte, James Feigen, Gunnar Bentz y Jack Conger.

Con el primero en EEUU, los dos últimos fueron detenidos ya dentro del avión que les iba a transportar a su país. El trasfondo: una denuncia de robo a mano armada que, con el paso del tiempo, se ha visto salpicada de lagunas que han puesto en el alambre a los deportistas.

Aseguran (citando a fuentes brasileñas) que Ryan Lochte habría sido el encargado de elaborar una falsa denuncia de robo a mano armada con el fin de enmascarar una trifulca protagonizada por el grupo de nadadores en una gasolinera y que habría acabado con desperfectos en las instalaciones.

Antes se había dado detalles sobre ocurrido en la noche en la que se supuestamente se cometió el robo a los cuatro nadadores por parte de delincuentes vestidos con uniformes de policía.

En base a los testimonios de fuentes de seguridad brasileñas, los tres deportistas habrían causado desperfectos en una gasolinera que posteriormente pagaron en efectivo, algo que en ningún momento revelaron ante las autoridades.

El periódico O Globo va más allá y asegura que el coflicto fue realmente con unos policías, que acudieron a la llamada de los dueños de la gasolinera, después de que se negaran a paliar económicamente los desperfectos causados en estado de embriaguez.

El jefe de la policía Civil, Fernando Veloso, explicó al diario O Globo que la investigación realizada demuestra que el asalto no se produjo.

Según la policía brasileña, los deportistas, alterados y ebrios, tuvieron un enfrentamiento con agentes de seguridad en una gasolinera de Barra de Tijuca, en el oeste de la ciudad.

De acuerdo con O Globo, los deportistas habrían provocado daños en las instalaciones y se habrían negado a pagar, lo que obligó a intervenir a los agentes de seguridad.