25.6 C
San Pedro Sula
jueves, agosto 18, 2022

Chaves, cuestionado pero favorito a la presidencia de Costa Rica

Debes leer

AFP. Conservador y derechista, el candidato Rodrigo Chaves entró a la política costarricense como un bólido. A alta velocidad ha eludido cuestionamientos de acoso sexual y se acerca a la meta: la presidencia de Costa Rica.

Con una agrupación totalmente nueva, Partido Progreso Social Democrático (PPSD), y siendo tenuemente recordado por sus 180 días como ministro de Hacienda entre 2019 y 2020, su nombre no estaba en el radar de muchos.

Pero con un discurso en pro de la recuperación económica y una actitud altamente confrontativa bajo el lema “Me como la bronca” (NDR: asumo la pelea), superó una primera ronda electoral con 25 candidatos y hoy lidera las encuestas para el balotaje del 3 de abril, ante el expresidente José María Figueres.

Nota relacionada – Costa Rica: democracia estable, sin ejército y economía lastimada
El candidato opositor a Chaves es José María Figueres del Partido Liberación Nacional.
El candidato opositor a Chaves es José María Figueres del Partido Liberación Nacional.

“Vamos ganando (…). Subimos la montaña, sin recursos, con los medios en contra, con mentiras, con insultos y con infamias. Pero ustedes dijeron ‘nos comemos la bronca’ por nuestra patria”, le gritó a unos 250 de sus partidarios, en el cierre de campaña, el 25 de marzo.

Chaves, economista de 60 años y con una carrera de más de 30 en el Banco Mundial, ha aparecido liderando todas las encuestas del Centro de Investigación y Estudios Políticos de la UCR (CIEP), siempre con más de 40 % de la intención de voto y al menos tres puntos porcentuales más que su rival.

“Tenemos más de 25 años de una crisis económica constante y moral y tenemos una esperanza de que sea don Rodrigo el que nos llegue a ayudar en esta situación tan difícil”, consideró Rolando Gutiérrez, un técnico automotor de 58 años.

Con base en su experiencia laboral, así como en su doctorado en Economía de la Universidad Estatal de Ohio y Harvard, Chaves confía darle un giro a un país con una reputación de solidez democrática, pero sumido hoy en día en una crisis económica, política y social.

Actualmente, Costa Rica tiene una deuda de 70 % de su PIB (la cuarta más alta de América Latina) y altos índices de pobreza (23 %) y desempleo (14 %).

Acoso sexual

Pero es precisamente del Banco Mundial de donde salen la mayoría de sus cuestionamientos, los cuales no atañen su perfil profesional sino su actuar como individuo.

Este hombre alto, de aproximadamente 1,85 m. de estatura y acusado de arrogante y prepotente por sus contrincantes, carga con una sanción de esa entidad por acoso sexual, ante conductas impropias entre 2008 y 2013 a dos jóvenes subalternas.

Chaves, quien busca ser el presidente número 49 de este país centroamericano, fue sancionado en octubre de 2019 con un descenso a un puesto sin personas a cargo y la imposibilidad de un aumento de salario en tres años. Renunció aproximadamente un mes después.

Lea además – Dinero y hasta favores sexuales: el caso de corrupción que salpica a funcionarios en Costa Rica
Militantes del Partido Progreso Social Democrático.
Militantes del Partido Progreso Social Democrático, el instituto político que representa Chaves.

Al respecto, su defensa ha sido señalar que sus actitudes fueron “bromas” y “malinterpretaciones ante diferencias culturales”.

“Yo tengo una esposa, seis hermanas, ocho tías y dos hijas, tengo un profundo respeto por todas las mujeres”, le dijo a la AFP en febrero, previo a la primera ronda de las elecciones, declaración que ha reiterado en medios locales en las últimas semanas.

No obstante, este 28 de marzo, el Wall Street Journal de Estados Unidos, publicó que el aspirante mantuvo sus conductas impropias con personal en Indonesia entre 2018 y 2019, cuando dirigía la sede.

Incluso, la publicación menciona que no obtuvo un puesto en Brasil porque trabajadores en ese país se negaron a su llegada, debido a su reputación.

También ha sido cuestionado por presuntamente pagar gastos de campaña desde cuentas bancarias no declaradas oficialmente, algo que él niega.

“Nos preocupa que alguien así llegue al poder y se normalicen aún más las conductas de acoso y violencia hacia a la mujer” de parte de sus simpatizantes, comentó Rocío Jiménez, miembro del colectivo feminista Chicas al frente.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp. Haga clic en el enlace: https://bit.ly/2Z2UF3j.

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido