Roatán: madre se ve obligada a subastar el televisor; lucha por la vida de su hija

540
Joan Moya junto a Brittany Moya. Fotos

Islas de la Bahía, Honduras. Joan Moya, quien radica en la ciudad de Roatán, es la madre de una niña de 14 años que necesita urgentemente una cirugía de riñón, pero la escasez de recursos la han obligado hasta subastar su televisor para recaudar fondos.

Tiempo Digital se comunicó con la madre hondureña, quien asegura que su hija -Brittany Moya- tiene una malformación congénita en uno de sus riñones, pero que nadie se lo había dicho hasta que la adolescente empezó a tener problemas en septiembre pasado.

Según la declaración de la mujer de 40 años, su niña tiene el riñón ectópico (derecho), «está malo, está afuera de la bolsa, está colgando». Especifica que Brittany necesita exámenes y la valoración de urólogo pediatra para luego operarla y retirarle el órgano.

Es importante detallar, que Joan enfatizó en que el riñón «está disminuyendo y puede causar daños en otros órganos, ya fue hospitalizada por una supuesta pancreatititis». Ese diagnóstico es producto de lo que el riñón le hace -no sólo al páncreas-, sino a otros, como los pulmones.

Hospital público no tiene especialistas, en IHSS hay «mucha demanda» 

Joan Moya es empelada del Hospital de Roatán, donde fue primeramente atendida su hija. Lastimosamente en ese centro hospitalario no hay especialistas pediátricos que le dieran seguimiento a su delicado estado de salud.

Por consiguiente, la remitieron donde el nefrólogo pediatra del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) de San Pedro Sula (Cortés), decisión que elevó los gastos de Joan.

Para agravar la situación, el especialista el IHSS le dijo que no podía atenderla en ese centro hospitalario porque tenía demasiada demanda.

Por consiguiente, tuvo que acudir a la consulta privada, en donde fue valorada. Joan afirma que el radiólogo, después de analizar las imágenes obtenidas, le recomendó al doctor que Britanny tenía que ser vista por un urologo porque el riñon está salido de la bolsa.

Es por eso, que Joan tiene que regresar a San Pero Sula desde la isla. Asegura que cada viaje le cuesta 5,500 lempiras (sólo el pasaje). A esto le suma la alimentación, no cualquier alimento, ya que Brittany tiene una dieta estricta. Favorablemente, su hermano se ofreció hospedaje.

Sumado a eso, su hijo Jafeth Moya -que también las acompaña- está enfermo de los pulmones y es atendido desde hace ocho meses en el IHSS por una neumóloga. Tiene 10 años de edad.

La subasta: si desea, usted puede ayudar

Ante esa crisis de salud y económica, esta madre soltera, decidió subastar su televisor de 32 pulgadas para recaudar más fondos para su próxima cita, que será el próximo 31 de enero.

«La subasta iniciará con un valor mínimo de L. 200. Se hará el próximo 22 de enero en el área de estadística del Hospital de Roatán», explica Joan, quien se vio en la necesidad de acudir a eso porque no tiene recursos y el padre de los niños «no ayuda».

Después de hacerse los exámenes, algunos médicos le han dicho a Joan que urge la cirugía, misma que valorará el neurólogo privado que atienda a Brittany. De llevarse a cabo tendrá que pagar un costo y necesitará más ayuda.

Por lo cual, se le hace un llamado a todos los compatriotas que quieran colaborar y participen no sólo con la subasta, sino que puedan hacerle donaciones a la niña al número de cuenta de de Joan Moya Jones en Banco de Occidente: 219-120-051-080. El número de teléfono al que se puede comunicar es el (504 9562-4185)

«Dios quiera que me sane», manifiesta la niña

Brittany  es una niña muy responsable, asegura Joan. «Ella se cuida y obedece. Ella camina, pero a veces le pega dolor. Por eso la joven exlama: ´Dios quiera que me sane, yo no quiero estar así´.

Esta familia hondureña vive en un barrio céntrico de Roatán. La madre asegura que su hija cursaba el séptimo año en el Centro Educativo Básico Arnaldo Auld cuando recayó. Agradeció también a los maestros y directores porque afirma que estuvieron pendientes de ella y la supervisaban.

De interés: Las heridas de Débora: paciente hondureña con «Piel de Mariposa»