¡Un equipo de garra, determinado, de fortaleza! Nunca se desplomó y confió hasta el final. El equipo Registro-Infop, el conjunto revelación del fútbol hondureño, lo hizo de nuevo. Surco sendos obstáculos para alcanzar la hazaña, algo heroico.

Los “Arcángeles” de la capital superaron la barrera de lo inesperado. Se presentaron en la cancha del estadio Birichiche de la capital con un marcador adverso de 2-0 ante el equipo Yoro FC.

¡RNP-Infop está en la gran final y la Primera División se acerca más!

La loza era pesada, los yoreños traían la ventaja y casi el medio boleto a la gran final de la segunda división.

Sin embargo, los de casa demostraron coraje, gallardía, algo que lo se reflejó a lo largo del torneo, y hoy su recompensa es un boleto directo a la gran final.

Registro-Infop, de la mano del técnico Reynaldo Tilguath está en una nueva gran final. Derrotaron por 3-0 a los yoreños. 3-2 fue el resultado global, el pase a la final y el sueño de llegar a Primera División es mucho más real.

En un marco impresionante de público, muchos que recorrieron cinco horas desde Yoro a Tegucigalpa, vivieron un gran juego.

Gol de camerino

Apenas a los tres minutos de comenzado el partido, un gol de camerino para los del Infop. El anotador, Moisés López, que, con derechazo potente, hizo tambalear las redes que defendía Kevin Galo. La ventaja era solo de un gol, eso llenó de coraje a los capitalinos que se fueron de frente al marco de los visitantes.

¡RNP-Infop está en la gran final y la Primera División se acerca más!

Más tarde llegó el goleador Richard Martínez para convertir el segundo de la noche, Era una locura. Se empataba el juego y con el gol, se aseguraba el tiempo adicional. Sin embargo Infop liquidaría todo en el primer tiempo; con el gol de Julián Galo para el definitivo 3-0 del juego.

Felicidad absoluta es la imagen de Gerardo Martinez, y Reynaldo Tilguath del equipo RNP-Infop

Es así como el Registro-Infop, que cambiará de nombre a FC Tegucigalpa, llega a su segunda final consecutiva. Ser campeonísimo y llegar a la primera división es cosa de dos partidos.