«Es como estar en constante luto»: enfermera cuenta experiencias desgarradoras con pacientes

1136
Rita Villanueva enfermera pacientes
La joven enfermera atendía a pacientes COVID desde el inicio de la pandemia.

CORTÉS, HONDURAS. El COVID-19 llegó a cambiar la vida de las personas en todo el mundo, pero hay quienes luchan directamente contra el mortal virus, ayudando a los demás a superar la enfermedad, sin importar los riesgos a los que están expuestos.

Tal es el caso de la licenciada en enfermería Rita Adela Villanueva Fernández, una joven de 25 años que ha estado en primera línea desde que inició la pandemia del coronavirus, pero tuvo que renunciar por las consecuencias que le trajo el COVID.

Villanueva relató a TIEMPO Digital su experiencia asistiendo casos de COVID-19 y las historias tan desgarradoras que vive cada paciente.

«Cuando me hicieron la propuesta para laborar en la sala de COVID, pase pensándolo, porque vivo con mi mamá, quien tuvo un accidente grave, mi abuela de 90 años y  padezco de asma crónica», expresó.

«Yo consulte a Dios y le dije que si es su voluntad y el me va cuidar, yo digo sí, pero si no lo es y me voy a morir, que me ponga un no en la boca, pero el me puso un sí», agregó.

Lea también: La joven doctora Victoria García era madre de un hijo y una profesional dedicada

La joven enfermera contó que su experiencia atendiendo pacientes de COVID es un mar de emociones. «Es agradable en el aspecto de que me hace sentir feliz el hecho saber que estoy haciendo algo por alguien, pero es muy desagradable porque son mas los que pierden la batalla que los que ganan«, explicó.

Asimismo, Fernández expuso que es difícil atender a tantos pacientes al mismo tiempo, que lo único que desean es superar el COVID, pero, lamentablemente, muchos no logran hacerlo.

«La parte más difícil es escuchar a un paciente que le pregunte a uno ‘¿Usted cree que voy a salir de aquí?, ¿usted cree que me voy a recuperar? Ellos tienen tantas razones para salir y se aferran a esa razón y ver que muchos pierden la batalla eso lo rompe a uno», externó.

La joven comentó que el estar en primera línea en la lucha contra el coronavirus, es como «estar en un constante luto», ya que es una enfermedad que puede durar hasta un mes y termina existiendo un vínculo entre el paciente y el personal médico.

Una historia que recordará siempre

Fernández relató una experiencia que tuvo con uno de sus pacientes, que recordará para siempre, porque fue algo que la marcó. «Fue un paciente que me puso a escribir a una carta y me dijo que esa carta se la tenia que entregar a su esposa».

«Me dijo que él sabia que no iba salir de acá y me puso a escribir la carta, donde le decía a su esposa que la amaba y que lo perdonara porque ya no iba a seguir luchando para salir de ahí, pero estaba muy cansado. Cuando iba escribiendo esa carta, cada pedacito de mi corazón se iba a rompiendo. Al ver el desaliento del paciente y al ver que en sus últimos pensamientos estaba el amor de mi vida», recordó.

Se contagió de COVID y le trajo consecuencias

Fernández confeso que se contagió de COVID dos veces, y aunque en ambas ocasiones le dieron síntomas leves, a largo plazo le trajo consecuencias.

«Puse mi renuncia un 20 de febrero (2021) y ya el primero de marzo terminé. En primer lugar,  a pesar de que fue bien leve mis contagios, mis crisis de asma se empezaron a presentar de manera mas fuerte y muy seguido. Eso me llevo a tener miedo por mi».

«En segundo lugar, por lo emocional, sentí que iba cayendo, me sentía deprimida, a veces sentía decepción. Emocionalmente me siento bastante agotada, ahora estoy en un proceso de rehabilitación, tratando de adaptarme de nuevo a una vida normal», contó.

La licenciada en Enfermería quien, tiene turnos todos los días, comentó que su deseo es seguir ayudando a las personas, pero por ahora necesita un descanso, ya que el COVID llegó a afectarle emocionalmente y físicamente.

Además, Fernández explicó que si el virus continúa ella volverá a ayudar a muchos pacientes que lo necesitan, porque ama su trabajo y ama su profesión, pero también es valido darse un descanso después de un año donde vivió en carne propia el dolor y la angustia de muchos pacientes.