RIFLAZOS 70

155

OFENDIDOS

Tiembla la Associated Press. Los socios de la ganadora de 49 premios Pulitzer no durmieron anoche pensando en la querella que le quieren poner en Honduras los muchachitos de los depuradores policiales, que se sienten ofendidos porque un reciente reportaje dijo que dos de ellos hicieron una «vueltica» con un narco. Sinceramente en este país los patos le disparan a las escopetas.

SANTITOS

Otra prueba de que en estas honduras el plomo flota y el corcho se hunde, es la acción que interpuso el abogado de los cinco santitos salvados por la «reforma cerdita». Resulta que también estos andan queriendo demandar a quienes los arrimaron a los tribunales por haber transando unos pinches ocho milloncejos a través de una «robenegé». No les digo…

CARTA

A propósito de la «reforma cerdita», el hombre mandó ayer a DC una carta dirigida a su «alero» Luis Almagro, a raíz del alboroto que ha causado el cambio a la Ley de Presupuesto. La misiva, enviada un día después de que el Secretario General llamara a consultas a JJM, invita a resolver las diferencias de acuerdo a lo que establece el convenio suscrito entre el Gobierno de Honduras y la OEA para el establecimiento de la MACCIH. Vaya pues…

PUYAS

A dos puyas está el ex rector después que una decena de diputados cheles fueron a meterse al Estado Nacional el sábado a presenciar la «toma de posición» (como dijo aquel periodista). Un grupo de liberales le está presionando para que les aplique los famosos estatutos y los expulse del partido. De otro lado, hay un comunicado que le ruega que promueva la unidad y no la división. Así de roja está la cosa.

GOLONDRINAS

Finalmente le llegó el día al hermano de RIAL, que por años reinó en Banprovi. Ayer el hombre terminó el día nombrando en la presidencia de ese banco estatal a la economista Mayra Falk, mandando a descansar a Juan Carlos Álvarez. Esa fue la única promesa de ley tomada este lunes. Mientras tanto, el pánico cunde entre los demás miembros del gabinete que no saben a qué horas les cantan las golondrinas.