CASITO

Bien decían las malas lenguas que en este mes reviviría doña MACCIH-UFECIC. Los muchachos de Guimaraes y Luis Santos dieron de qué hablar nuevamente ayer. Lo hicieron con un “casito” de ocho millones de desplumados, sustraídos, según dijo el nuevo vocero, en tiempos del ex lobo feroz. Salen untados el hermano de “Pepe” y el papá de “Will”.

ZORRA

Y para bajar la intensidad que la acusación dejaría en el partido de la estrella solitaria, donde están sus verdaderos correligionarios, el “pitoniso” salió ayer a pasear la “zorra”. Marvin Ponce publicó, despuesito de la conferencia de la MACCIH, que ya casi vienen los enjuiciamientos por supuesta corrupción estimulada por la brasileña, Odebrecht. El gallinero cacareó poco.

BOLSA

Hablando de perras, la nueva que le han levantado a “La Bendición” es que mensualmente se echa a la bolsa a la bolsa como medio millón de desplumados. Ese emolumento, dicen sus detractores (que lo han agarrado de ojo de gallo en las redes), resulta de la suma de dietas y gastos de representación que saca de cada institución en donde “trabaja”. A saber si será cierto.

AFICHE

Otro cachureco de esa nueva oleada de “líderes” anda con la fiebre presidencialista, a apenas diez meses del nuevo ascenso del hombre. Ahora es el ex ministro de Defensa, Samuel Reyes el que organiza cuadros para medirse contra “Papi”, RIAL, Reynaldito y MOH. El hijo de y sobrino de Evelio hasta ya se hizo la foto del afiche. Lo dejaron bien “cipotío”.

CABECILLAS

Ese Trump sigue bravo con Sánchez Serén y con el hombre por la tal caravana. Ya ni “presidentes” les dice. En ese discurso de Georgia, en donde afirmó que aquí probablemente se están “hueveando” el “pistal” que jura que manda, llamó “cabecillas” a los mandatarios de Honduras y El Salvador. El consuelo de algunos es que “son decires al calor de la campaña política”. Así llévensela…