MARCHAS

Se activaron los blanquitos con sus marchas. Ahora están dirigidos por el honorable diputado David Chávez, exdirector del INFOP que ayer dijo que es necesario salir a defenderse de las barbaridades que andan diciendo sobre el país. Los marchantes salieron ayer a pedirle a la “pipol” que no migre, pues dicen que aquí hay chamba y se vive de a “piña”.

CARAVANA

Pero del norte también se dejó venir otra caravana. La organiza y encabeza el padre Melo y compañía. Vienen andando a “Tegus” para reclamar el cambio de director técnico. Están pasando por varios pueblos y ciudades de la ruta recogiendo gente que quiera lo mismo. Aquí los espera bien indignado Miguel Briceño y los antorchudos, que simpatizan con la causa.

ESTRELLAS

El hombre les ofreció ayer el sol y las estrellas a los migrantes que han decidido volver a estas honduras después que agarraron viaje con la caravana. Ayer les dijo que tiene chambas temporales, bonos para que los cipotes vayan a las escuelas, programas de vivienda y un sinfín de beneficios más para que no anden pensando en esas tonteras del “sueño americano”.

MENSAJERO

Y hablando del hombre, ayer le mandó decir a los cementeros que quiere que le bajen 30 desplumados a la bolsa del material de construcción. El mensajero de tan ambiciosa petición es Juan Carlos Sikaffi, el presidente del COHEP, a quien le dijo que esté “chiva” porque muy pronto le hará una llamada para pedirle la respuesta. Aquél no suelta el teléfono, desde entonces.

SEÑA

Pero los cementeros mandaron a decir: mírame la seña. La industria es una de las más golpeadas por los constantes incrementos de los servicios públicos e insumos necesarios para la fabricación. Dicen ellos que solo con el trancazo de la “tenebrosa” a las facturas de energía, los costos de producción se fueron al cielo. Además, ni que los migrantes comieran polvo gris.